Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

Moral Minds

miércoles, 28 de febrero de 2007

Hace unos días hablaba de Marc D. Hauser y de su hipótesis sobre que la moral es un instinto parecido al del lenguaje. Permítame que reproduzca algunos fragmentos de su libro “Moral minds”:

“La gramática universal que subyace en el corazón de nuestra facultad para el lenguaje, y que es parte de nuestra dotación innata, nos proporciona el juego de herramientas para construir lenguajes específicos. Una vez hemos adquirido nuestro lenguaje nativo, hablamos y comprendemos lo que los otros dicen sin necesidad de razonarlo y sin acceso consciente a las reglas o principios que subyacen en él. Mi hipótesis es que nuestra facultad moral está equipada con una gramática moral universal, un juego de herramientas que permite construir sistemas morales específicos. Una vez hemos adquirido las normas morales particulares de nuestra cultura- un proceso que es más parecido a desarrollar un miembro que a sentarse en clase de catequesis y aprender sobre vicios y virtudes- juzgamos si determinadas acciones están permitidas, son obligatorias o están prohibidas sin un razonamiento consciente y sin un acceso explícito a sus reglas profundas.”

Por otro lado, hace el siguiente énfasis fundamental: “Nuestros instintos morales son inmunes a los mandamientos explícitamente articulados que nos inculcan los gobiernos o las religiones”.


*


Ciutadans de Catalunya se une a la campaña contra la persecución del bloguero egipcio Abdelkareem Nabil Soliman. Únanse, también, y envíen su queja al Ministerio del Interior egipcio.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

“Nuestros instintos morales son inmunes a los mandamientos explícitamente articulados que nos inculcan los gobiernos o las religiones”.

Bueno, Mujer-Pez, eso pasa con TODOS nuestros instintos en tanto que tales, ¿no?

Funes

Oriana dijo...

Pobre argumentación. La historia de la humanidad es precisamente un proceso contínuo de razonamiento consciente, que se cuestiona el por qué de las reglas que subyacen en las normas morales particulares de cada cultura. Si no fuera así aún estaríamos aplicando el Código de Hammurabi. Un error compararlo con la gramática universal, verdadero dispositivo genético que nos impide cuestionarnos la existencia de las oraciones subordinadas de relativo, las conjugaciones verbales o los deícticos.

Además, es totalmente contradictorio decir que accedemos a las normas morales de nuestra cultura sin un razonamiento consciente para, acto seguido, declarar la inmunidad de nuestros instintos morales a los mandamientos de gobiernos y religiones. ¿En qué quedamos? ¿acaso las normas morales particulares de nuestra cultura no vienen emitidas y patrocinadas por gobiernos y religiones? ¿gobiernos y religiones no son acaso el producto complejo y elaborado de esos mismos instintos morales humanos? ¿o es que vinieron en platillo volante desde Raticulín?

Caníbal dijo...

¿Facultad moral universal? ¿De qué va esto? ¿Vuelven a la polémica del derecho natural a estas alturas? ¿Cómo explicar mi existencia? Creo que lo que dice Oriana tiene mucho más sentido.

Anónimo dijo...

Yo no veo la contradicción, Oriana. Precisamente porque la moral sería parte de un "cableado" innato refractario a razonamientos conscientes, asimismo caería fuera del alcance de mandamientos culturales o sociales. Los instintos ni se razonan ni atienden a razones.

Oriana dijo...

Insisto en la contradicción: Hauser dice que adquirimos las normas morales particulares de nuestra cultura en un proceso parecido al desarrollo de un miembro. Dice también que nuestros instintos morales son inmunes a los mandamientos explícitos de iglesias y gobiernos. Y yo pregunto ¿de dónde salen las normas morales particulares de nuestra cultura si no es, en gran medida, de religiones y gobiernos? O la traducción es inexacta, o el texto está incompleto, o Hauser se ha hecho la picha un lío, con perdón.

Anónimo dijo...

"once we have adquired our culture´s specific moral norms- a process that is more like growing a limb than sitting un Sunday school and learnig about vices and virtues.."

Eso es lo que dice exactamente. Yo lo entiendo de la misma manera en que uno infiere una gramática, como un acto físico e inconsciente. Tenemos un hardware moral preparado para leer el sofware específico de nuestra cultura i de cualquier otra.Naturalmente, nos acostumbramos a cosas variopintas. Pero chirriará menos todo aquello que sea integrado más suavemente, que se "reconozca" más. Hay experientos que nunca prosperaron, como las comunas con "amor libre". Los niños que se crían como hermanos no suelen originar buenos matrimonios, aunque no sean pareintes. Nuestra sociedad no respeta demasiado a los mayores, pero nos escandaliza a todos....De Juana Chaos habrá cumplido su condena por 25 asesinatos, pero pensamos que se irá de rositas y nos reconcomemos...
Eso no quiere decir en absoluto que aceptemos los dictados de una moral "natural". La falacia naturalista planea sobre todo ello. El es no implica un debe. La venganza familiar debe ser un innatismo justiciero muy potente , pero sabemos que, para el conjunto de la sociedad, es mejor deajrlo en manos de la policia, aunque nos parezca demasiado que el que mató a nuestra hija vaya a tener un futuro en libertad. etc..
Un saludo, amigos

M-P

caníbal dijo...

No me aclaro, a estas horas y con insomnio. De todas formas, creo que todos se han hecho la picha un lío, excepto en lo de las comunas del amor libre, que está claro no pueden funcionar ni de coña.
¿No pueden simplificar el discurso?

Anónimo dijo...

L'immobilisme inquiet de cette période, la " Drôle de guerre "

Anónimo dijo...

¡Ostra! ¡Fíjense! ¡Fíjense en esto!
http://www.personarte.com/pensamiento.htm
"La herida primigenia en los Cincos, Seis y Sietes está a su sentido del albedrío"

Parece que alguien los ha calado en su debido fundamento. ¿Pero habríamos concluir, pues, que están ustedes determinados? Y de estarlo, ¿habríamos de remarcar si lo están consciente, o inconscientemente? Porque rayos con ustedes. Yo bien diría, y seguro que acertando, que ustedes, parlanchines como son, lo están en gran medida, no importándome si es en consciencia suma o en inconsciencia plena. La plenitud yo la conocí de niño, y creo que todos la conocimos en un exacto punto que, por volvérsenos inexacto, nos lleva a hacernos preguntas y más preguntas; cuando antes sólo viviamos, de la mejor y de la única manera posible: Decidiéndose a vivir, -y no en vano-. Y de esa decisión, sí que es plenamente consciente, o plenamente inconsciente, -¡qué más da!-, el niño, que no el adulto que pretende esconderlo de manera infantiloide.

Así que, ustedes dirán: O se quedan eternamente en casa con sus padres, y fundamentalmente con papi, o salen de una vez dando un primer paso, y luego otro, procediendo a romper desconfianzas pasadas: Las ajenas, pero fundamentalmente las propias.

Sí, propias. Porque ese "edificio falo" que tienen en Barcelona, representa bien claro un orden estricto que emana de arriba a abajo. Y ustedes, en el "arriba", siempre buscan la guarida. Como por otra parte una buena inmensa mayoría de catalanes que, al venir Franco, se fueron así de rápido con el caudillo sin oponer demasiada resistencia.

La resistencia no es la clave; tampoco empezar a dar pasos porque desde arriba les digan a ustedes que anden. No, la llave la tienen ustedes en dar, primero un paso, y luego otro: ¡Como la vida misma!

Y quien no se decide a mostrar al niño que lleva dentro, termina dando palos de ciego en el mismo lado: En el lado en el que todo se decide a pensarse sin decisión alguna.

Así que piénsenselo... ¡No dios! ¡Qué digo yo! ¡No se lo piensen, no! A ustedes, precisamente, esto ya no les hace falta; lo que les hace falta es que vayan dando un paso que otro, en vez de comerse el tarro tanto. Siempre serán los demás, los que nunca dan salido de casa, los que siguen el culo del padre, o dan un salto al vacío por querer encontrarlo de golpe sustiyuyendo su vacío por otro.

Así que yo les recomendaría que andasen un poco, y que no se preocupasen tanto; al fin y al cabo, "a cada día le bastan las sus preocupaciones", y "tan sólo es el hijo el que no da salido de casa"...

Quizás todo eso sea todo: Que la verdadera vida tan solo se viva pasando de ser niño, a serlo, tan sólo, con más años y con alguna responsabilidad que otra. A veces con un niño al lado que, bien podría tener vagina, o bien podría tener falo, pero que nada cambia a la hora de verlo todo tan claro:

Nadie toma conciencia de su sexo hasta que algo o alguien te lo recuerda. Y ese punto está determinado, todo lo demás es cosa nueva, y hay que buscarla... Y ya no hablo yo de faldas o braguetas, no.

Así que no se lo piensen tanto, y anden un poco. Así, cuando griten "libertad", la encontrarán más profundamente en ustedes, sin necesidad de mirar expectantes (esto es, esperando) hacia arriba; y así, mismamente, cuando se pongan a hablar, lo harán sin hablar de menos, pero también sin hablar de más; y así, igualmente, cuando se pongan a pensar, no pensarán tanto en rezar o no rezar:

Porque rezar, se puede rezar no rezando, de forma justo contraria a las plegarias de las madres catalanas. Porque hablar, se puede hablar buscando quien te escuche, quizás un padre empreasario que era honesto, leal, y grave en su quehacer diario, pero un tanto lejano (/o quizás perfectamente próximo...). Porque libertad, se puede reclamar, siempre y cuando se busque recordar con cariño todo lo que es la vida, y todo lo que fue, pero saliéndose de la casa que uno guarda en su mente por una cuestión de un "por si acaso" o de un "tal vez".

"Por si acaso" me hacen daño; "por si acaso" no soy capaz; "por si acaso" no sigo bien a papá o, volviéndome a ma, ésta me recuerda que papá sigue allá... Un paso adelante de mí.

Y así siempre hacen ustedes, que, saliendo al patio como niños, -al blog de Arcadi Espada, o a cualquier otro foro-, terminan desconfiando de los gestos, de las muecas, de las palabras, -y hasta del aire mismo-, para pasar a refunfuñar hasta sin tener ganas: Porque lo que es confiar, no confiais en vosotros, y por eso preferís, tontos, seguir con vuestra casa en mente, aunque la casa ya no exista exactamente como se recordaba.

¿Preferís elocuentes razonamientos y esconderos en las desconfianzas de vuestras propias palabras? Pues será por eso que, lo que es preferir, preferís seguir pensando en decidir, mientras os fustigáis sin decidir nada.

Con no tener miedo a mostrar el niño que lleváis dentro, -y que algo os dijo que no debía ser muy válido-, os mentís saliendo alegres al patio de recreo, y terminando por refunfuñar como siempre, por esconder, precisamente, el niño alegre que lleváis dentro.

Y os culpáis de no ser válidos, primero para pa, y luego para ma, volviendo al lugar originario: A la esquina silenciosa donde, tontos e inconexos, os seguís tontamente culpándoos sin saber por qué.

... Porque nunca hubo razón exacta para que escondiéseis el niño, y nunca hubo razón exacta para guardar en vuestros corazones culpabilidad alguna. Tan sólo la que pretendeis guardar en vuetras cabezas y que, por tanto, nunca ha existido realmente.

Os culpáis de los que hacer, aparentan hacer sin hacer nada. Buena parte de los votantes de CIU, y buena parte de los catalenes que no se echan la culpa de nada, son un 3 exacto, -según ese extraño juegon que parece de rol-, que lo que es hacer, nada hace: Tan sólo aparentan hacer tomando la política como un mero juego para sacar su falo.

Sois otros los que tenéis que ir quitándoos las manos de los cataplines varios, sin importaros lo que alguna vez os dijesen sobre lo que deberíais ser o no ser, (hombre, mujer o empresario, -¡qué más tendrá!-), o sobre lo que vosotros interpretaseis que deberíais ser -o no ser- sin que nadie os lo dijese de modo explícito alguno.

En fin: Que hay quien se culpa de lo que no le corresponde bebiendo, y hay otros que lo hacen hablando. Enganchad con la vida, y no sigáis haciendo caso de lo que penséis que os digan. Los jóvenes se ven egoístas, lo mismo que vosotros os sentís incompetentes. Nada de eso es cierto, y la única certeza es que la muerte de otros, la habéis asumido tontamente vosotros. No hay más que eso.

Salud y vida. Y venga palante ese niño que lleváis dentro y que escondéis en demasiadas palabras, cuando falta, lo que es falta, no hacía falta ninguna esconderlo.