Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

terrorismo fashion

miércoles, 14 de febrero de 2007

En el blog freethoughtweekly
hay una anotación interesante. Cuelgan las imágenes de un programa de televisión donde entrevistan a ateos y a creyentes. El bloguero se queja de que las personas elegidas para hablar en nombre del ateismo padecen todas de sobrepeso y son poco atractivas en general. Y que los creyentes son bastante guapos y con mucho mejor aspecto. Él supone que esto es deliberado y una estratagema para influenciar la opinión del público. De alguna manera, el espectador identifica lo “malo” con la persona de mal aspecto. Dice que la gente desea verse asociada a personas con la pinta adecuada, que las cutres producen distanciamiento y que esto es un factor psicológico a tener en cuenta.

No sé si esta elección fue deliberada, pero el bloguero tiene razón. Vaya si la tiene. Esta asociación se hará indefectiblemente y yo he sido testigo de ello durante mi vida como defensora de causas difíciles. El glamour crece mejor en un ambiente de seguridad y conformismo que entre quienes dan la cara para que se la rompan. Estropea el maquillaje. También puede ser que el no glamouroso esté más acostumbrado a hacer el ridículo y tenga menos remilgos a la hora de adoptar causas perdidas. Esto necesita a alguien que lo estudie a fondo. Pero yo no he dejado de acordarme de algo que un amigo mío agradeció en su día que le observara: el look de Txapote y de Irantzu Gallastegui durante el juicio por el asesinato de Miguel Angel Blanco. Parecían modelos de revista, sección Tentaciones de El País. Esbeltos y con una indumentaria a la última. Pelo corto y pendientito, él. Camiseta ceñida y vaquero bajo de cintura, ombligo al aire, la chica. Seguro que irían mucho más “trendy” que el pobre Miguel Ángel Blanco el día que le pegaron el tiro. Ellos pueden. Son producto de la autocomplacencia y de la seguridad del corpus dogmático defendido por su propia parroquia y por una atmósfera en la que lo políticamente correcto se acerca más a sus posiciones que al cutrerío españolista. Terrorismo fashion: uno puede llegar a olvidar que se trata de monstruos cuando les ve tan monos. Ellos ganan la batalla de la imagen, porque los jóvenes menos inteligentes y más adocenados de su tierra y de la de todos tenderán a valorar mejor a esos modelos “radikal chic” que a un chico menos sobrado al que, tal vez, aún le compraba la ropa su madre.

12 comentarios:

Happel dijo...

Brillante post, mujer-pez. Ocurre tantas veces... Pilar Elías-Puigcercós, por poner un ejemplo, A.Fdez-Díaz-Mayol,Saura; Gabilondo-FJL, más aún cuando la cojera de Losanos es causada por el terrorismo, lo que pasa es que la apabullante personalidad de Federico lo puede todo. Pasaba lo mismo en el infame colegio mayor de Madrid donde pasé tres años, aunque allí lo cool no era tentaciones sino Jara y Sedal o cualquier revista de vela. La misma mierda, aunque esta tenga peor prensa. Quizá haya algo de eso también en lo que dice el Atleta de las pinochetistas - bellas, relajadas - y las antipinochetistas. Me ha encantado el post de hoy.

Mercutio dijo...

Buenos días. Hay estudios serios sobre el hecho de que confiamos más en la gente 'guapa'. Es un asunto que tengo muy comentado con mi señora, socióloga ella; pero no soy capaz de encontrar nada por la Red. A ver si a lo largo del día hablo con la jefa y añado algo.

o.trillas dijo...

Lleva razón,Mujer-Pez. Es uno de los motivos que impedirán siempre el éxito de ERC. Ver los caretos y la estética de Carod, Tardá,Puig,Bargalló o Benach.No digamos de la mujer de Carod. Gente anticasting. Imposible sentirse cómodos con ellos, ni tomando un café.

schelling dijo...

Llama la atención el asunto que hoy plantea, nunca se me habría ocurrido.

Conforme lo pienso, se me ocurre un contraejemplo: las nekanés del partido comunista de las tierras vascas. No son precisamente atractivas, como tantas machorras de Batasuna y otros.

Sí es indudable que una persona fisícamente atractiva y con buena presencia suele tener una gran ventaja social. Ahora, de ahí a identificarlas con el conformismo, no sé. Supongo que la belleza y la buena prestancia están distribuídas de manera completamente aleatoria entre las personas, sin que tenga nada que ver el modo en que piensan.

Melò Cucurbitaciet dijo...

Ya me lo dice mi madre, qué importante es tener buena presencia, como tu abuelo, dice.

Me contó uno que se presentó un par de veces a la academia de oficiales de Zaragoza, y no le cogían en los casting porque por entonces exigían cierto nivel de conocimientos que el hombre rehuía por naturaleza, que en lo exámenes físicos se dio un caso curioso de exclusión. A uno, con esa franqueza castrense del momento, le dijeron los del tribunal, "Tú. Fuera por feo." Al parecer un exceso asimétrico en la cara no era compatible con la representación de la autoridad militar. Claro que ahora se hacen virguerías.

(Este post ha sido patrocinado por Corporación Dermoestética y Almacenes Manolita, pret a porter de ocasión)

Anónimo dijo...

Tere: El Pepe lleva más razón que un santo.
"En nada se parecen la ráiz y el fruto".
"Tu cuerpo es el de una Diosa y tu hacer el de una bruja".

ji..ji..ji.



Abate Marchena.

Funes dijo...

La (buena) presencia te abre muchas puertas. La (mala) presencia, sólo una: la de salida

Funes dijo...

Esa forma de "amañar" un debate televisivo es más sutil, pero desde luego, no es la única. Al nickjournal de los 4 fantásticos trajo ayer pangloss esta muestra:
("Producen risión la etiquetas del 59 Segundos de Globomierda:

- Calleja , Periodista y escritor

- San Sebastián , Popular TV")

Yo recuerdo vagamente un "debate" sobre la Navidad en el programa de Angel Casas en TVE: por una lado, un historiador y creo que un escritor; por el otro Maria José Cantudo y Pitita Ridruejo.

Catón dijo...

¿Será el calentamiento global un artículo de fe?

terry dijo...

El primer debate político en tv de la historia, Nixon-Kennedy.

Kennedy ganó en la tv.
Nixon ganó en la radio.

Anónimo dijo...

El éxito depende de más factores. Artur Más considerado "un guaperas" (a mi siempre me ha recordado a un dependiente del Corte Ingles) no arrasó en las últimas eleccciones, Carod que esa pinta "anti-libido total" tampoco obtuvo un mal resultado. Y el super super soso Montilla, entre unos y otros el primer president
charnego y feo.
Un secreto? Me encanta Zaplana. Ese hombre "me pone". Ya comentabamos en otro post que me encantaban los hombres castigadores. Y Zaplana es guapo y superatractivo con una pinta de "no soy nadie" que quita un poquito la respiración. Mmmmm.....

Anónimo dijo...

Yo le conocí en Cádiz (a Zaplana) y de verdad que es como una estaca.Muy sexy no ¿eh?