Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

el animal moral

viernes, 16 de febrero de 2007

Cada vez somos más las personas que abandonamos la religión porque no podemos creer que Dios exista. La ciencia, el sentido crítico, el afinamiento de los instrumentos de la razón nos impide a muchos creer en dogmas o en mitos indemostrables. Cualquier fenómeno sobrenatural, paranormal etc., cuando se examina muy de cerca, o desaparece completamente, o se incorpora a las ciencias naturales. El entramado religioso donde encontrábamos la orientación sobre cómo actuar ya no nos resulta válido. Necesitamos un sistema coherente que nos sirva de guía en una sociedad compleja y globalizada. La religión ha jugado un papel fundamental hasta ahora. Pero nos encontramos con una sociedad que gracias al avance de la ciencia y de la razón se ha vuelto descreída.
La pregunta que se nos planteará es si se puede ser una persona ética sin ser religiosa. Para mucha gente religión y sistema ético está firmemente unido. Incluso para algunos que no creen en Dios está firmemente establecido que el único freno ante mal es la religión. La religión tiene una serie de preceptos que emanan de la revelación que hizo en algún momento un ser superior con capacidad para castigarnos privándonos de la inmortalidad. La filosofía laica tradicional había ofrecido como alternativa un consenso basado en el sentido común y en la utilidad social de tener una normativa moral. Pero un consenso, aunque sea desde la madurez y la reflexión, un acuerdo sin la sujeción profunda que supuestamente le daba su origen trascendente, inviste a estos preceptos de una categoría que se siente tan formal y utilitaria como el bienaventurado Código de la Circulación. Muy práctico y sensato, pero algo plano.

Pero esta “sujeción profunda” ya es posible. Se está abriendo paso día a día y de forma contundente a través de variadas disciplinas científicas, desde la biología a la antropología darvinista. La ciencia nos puede dar respuesta al dilema anterior con las investigaciones que prueban el carácter congénito del instinto moral. El mayor paso que se va a dar en la filosofía de la moral del S XXI será fruto, aunque parezca una paradoja, del reconocimiento del animal que hay en el ser humano.


*


En el excelente blog de JM Fàbregas
està colgada esta noticia: el anuncio de una cumbre de seculares de cultura musulmana. Son las personas a quienes, en mi opinión, debemos dar más apoyo

15 comentarios:

El Anónimo Hablador dijo...

Querida Mujer-Pez, me ha llamado la atención su primera frase: "Cada vez somos más las personas que abandonamos la religión porque no podemos creer que Dios exista".

¿De verdad? Para abandonar una cosa, antes tenía que haber sido de uno. No creo que usted haya abrazado alguna vez ninguna religión, ni la cristiana (la experiencia de la infancia no cuenta).
Por otro lado, precisamente hoy pongo en mi blog una de las últimas fotos que prueban la existencia de agua en Marte. A lo que voy: las criaturas de Marte también tendrán a su Dios, y a sus ateos.

Anónimo dijo...

Pués Tere, yo si soy buena persona es gracias a la enseñanza religiosa que me dieron los salesianos. En ella me enseñaron a reprimirme los instintos y a la convivencia con el otro.
Al ateímo llegué lentamente tras ir conociendo la realidad que me circunda y buscando la raices del conocimiento.
Considero que si no hay educación en la infancia las posibilidades de que se sea egoísta son infinitas.

¡ Vamos que Pepe tiene algo de razón! Lo que pasa es que es muy bestia en su expresión.
Sin represión no hay ni Civilización ni Cultura. Freud dixit.

Abate Marchena.

Oriana dijo...

"El carácter congénito del instinto moral"....entonces, ¿existe la ley natural? Al final Ratzi tendrá razón.

o.trillas dijo...

No sea optimista, querida Mujer-Pez, lo que usted llama el entramado religioso, ha sido sustituido por otra serie de entramados. Solo habido un cambio de tabúes. Un ejemplo: Mi hija-11 añitos-me viene cada dia alarmada por el cambio climático. Obviamente, los ataques de pánico son inculcados en la escuela. ¿Qué ha pasado? Que del terror a la masturbación se ha pasado al terror por el consumo de energía. Antes, te decían que te salía acné o provocabas esterilidad. Ahora, para mí todavía peor, provocas, nada más y nada menos, que la desertización del planeta y la muerte de las especies. El terror ecologista.La nueva moral. No la pierda de la vista, Mujer-Pez.

schelling dijo...

Estamos a vueltas con este asunto desde la Ilustración, por lo menos. Ya explicó Hume que religión y moral son cosas distintas y a veces incompatibles.

Ahora bien no sería tan optimista como ud. sobre la posibilidad de encontrar un firme fundamento naturalista para la moral, por mucho que me interese, como a ud., la psicología evolucionista, el darwinismo o la etología.

Me temo que tal fundamentación no nos servirá de ayuda en las discusiones morales que involucren a creyentes y no creyentes (que van a ser considerables). Y tengo la impresión de que tal como va la demografía en el mundo los primeros serán más que los segundos.

schelling dijo...

Un comentario sobre la observación de pepe-pez: la idea del palo como recurso en sustitución de Dios.

Allí donde se cree, o se ha creído, mucho en Dios, no por eso ha dejado el palo de ser imprescindible.

Si uno lo piensa bien, la célebre frase "Si Dios ha muerto, todo está permitido" no va mucho más allá de su efecto melodramático.

Compárese, por ejemplo, con el mandamiento del cruzado (o del yihadista): si Dios está de mi lado, todo (me) está permitido.

Funes dijo...

Supongo que ya habrán leído esta entrevista...

Anónimo dijo...

"yo si soy buena persona es gracias a la enseñanza religiosa que me dieron los salesianos"

¿quiere decir que si hubiera estudiado en, pongamos por caso, un colegio público, sería mala persona? es posible que fuera usted un inculto, pero lo de buena o mala persona vendría de antes, ¿no cree?

seguramente es usted buena persona, si lo es, por diversos motivos: algunos racionales (miedo al castigo legal, innecesariedad de hacer el mal, miedo a la represalia, constatación de que en general en la vida nos va mejor si no vamos matando al prójimo por ahí) y otros irracionales (aquí ancha es Castilla). si es usted buena persona por motivos irracionales, malo: hoy está enfocado en la buena dirección, pero mañana se le puede girar la tortilla del irracionalismo y convencerse de que su Dios perdona, por ejemplo, el asesinato si se arrepiente usted sinceramente de ello o lo hace por una buena causa. los racionalistas somos sin embargo previsibles en nuestra bondad. a mí, por ejemplo, asesinar al vecino me sale caro: no me beneficia en nada y me arriesgo a un castigo de aupa. por eso no asesino.

no creo que la bondad esté escrita en los genes. simplemente, es la estrategia de supervivencia más efectiva. las alternativas no es que sean malas moralmente, es que son poco productivas.

Anónimo dijo...

El creyente CONSECUENTE, si no aplica la justicia, aplica la caridad por mandato imperativo de su Dios.
Nosotros los ateos CONSECUENTES, si somos injustos, es decir insolidarios, no nos queda nada.

Y con respecto a la bondad sin miramientos vea la película Nazarín, de Buñuel, sobre una obra de Pérez Galdós.
Si hace el bién sin mirar a quién puedes causar un gran daño.


Abate Marchena

Antonio Arturo dijo...

Querida amiga
preguntas si se puede ser ético sin ser religioso. La respuesta es si, por supuesto, pero a un coste intelectualmente alto.

La pregunta adecuada, por tanto, es si globalmente una sociedad dispone de capital intelectual suficiente para hacer esa mudanza sin arruinarse, y la respuesta a ésta ya no es tan clara.

La religión es un recurso moral de coste bajo (en términos intelectuales). Si desaparece, sólo será para ser sustituída probablemente por otro sistema de coste igualmente bajo.
Que es probablemente lo que estamos viendo, en directo.

Anónimo dijo...

Si los sociatas no son socialistas, los católicos unos pasotas, los comunistas todos descafeínados, el hombre... metrosexual, la mujer.. andrógina, el ejecutivo de un gobierno.. un adolescente, la oposición...contructiva, la derecha...liberal, los catalanes...irresponsables y generosos, los andaluces... serios y previsores.......
La existencia sería INSOPORTABLE.


Abate Marchena.

gengis kant dijo...

Si esa "sujeción profunda" es un hecho, que la ciencia va descubirendo ahora, no tiene mucho sentido calificarlo de posible. Es más: tal sujeción fáctica, aunque no la conociéramos, nunca hubiera dado lugar a la mínima incertidumbre moral.

Pero la incertidumbre moral existe.

Anónimo dijo...

Quiero ser un ser moral. Distinguir el mal del bien. Que no sean conceptos relativos. Por favor.
Leo el post de mujer-pez. Es un tema que me interesa.
A la vez estoy leyendo Viaje con Heródoto de Kapuscinski. Doy con este parrafo: una tribu que hace banquete con cualquier persona que enferma, el que está enfermo disumula pero es inutil, lo acaban clichando y se lo zampan. Moral? Costumbres? Multiculturalismo?

Anónimo dijo...

Acaba de finalizar el referéndum sobre el Estatuto de Autonomía andaluz. La abstención ha llegado a cotas inimaginables en una democracia, el 63.8 % de los electores.

Han votado los funcionarios de la Junta y los que viven del presupuesto estatal.
La clase política no hará ninguna reflexión sobre el tremendo desprecio de los andaluces a lo que ellos representan.
El cinismo llega a cotas de una bajeza enorme. Dice el portavoz de la Junta, el indeseable Zarrías, que lo que ocurre es que el pueblo andaluz tiene una confianza excesiva en sus políticos y les dejan hacer.

Eso se llama CINISMO INFINITO.
Hay en marcha unas agrupaciones de ciudadanos españoles, que están preparando catalizar la ascendente abstención del electorado y ser alternativa a la situación de inmoralidad que tienen los que detentan el poder desde la Transición.
Las agrupaciones republicanas tienen un trabajo enorme, delante de sí, para terminar con los herederos del franquismo-monárquico.

Y en Andalucía todas las mal llamadas fuerzas políticas, han sido partícipe del fracaso tan absoluto conseguido.

Abate Marchena

Anónimo dijo...

Anónimo ha dicho: "a mí, por ejemplo, asesinar al vecino me sale caro: no me beneficia en nada y me arriesgo a un castigo de aupa. por eso no asesino."


Qué miedo me da usted

Funes