Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

la vida rural

viernes, 23 de febrero de 2007

Mi padre me ha salido con una de esas ocurrencias suyas que provocan un cambio de registro en mi cerebro como cuando dabas un golpe a un tocadiscos de aquellos y saltaba la aguja a otra cosa. A medida que se hace mayor, y como está bastante sordo, monologuea mucho más que dialoga. Mi hijo hace lo mismo, pero por causas genéticas. Pues bien, estaba el hombre rememorando familiares y anécdotas ancestrales, siempre con epicentro en su pequeño pueblo aragonés de origen, y, hablando de no se quién, me dice que somos primos lejanos y que, si algún día estoy por La Zaida y me pasa algo, que acuda a él. Eso es un pueblo alejado unos 30 kilómetros del suyo. Posibilidades de que yo vaya por allí, pocas. Con todos los respetos ¿qué se me habrá perdido a mí en La Zaida? Además, si me pasa algo allí, llamo por el móvil a mi casa o al RACC. O llamo a un guardia ¿no? Me irrita y me provoca una aguda compasión que me desazona.

Pues hoy, que estoy leyendo las memorias de Ayaan Irsi Alí, me acuerdo de esta reciente anécdota. A Ayaan, su abuela le hacía aprenderse de memoria todos sus ancestros para que, si alguna vez estaba en apuros, en tierra extraña o no sabía a qué atenerse respecto a un desconocido, pudiera encontrar un relato similar que estableciera lazos de mutuo socorro. Y es que ambos, mi padre y ella, son criaturas que viven en el profundo universo del clan.

Estoy muy agradecida por haber tenido unos abuelos rurales, verdaderos patas negras, que me permitieron vislumbrar un microcosmos prácticamente fósil, riquísimo y autosuficiente, que se hizo trizas en cuanto hubo algo con qué compararlo y que no era quimérico. Mi padre emigró porque, como hemos dicho siempre los progres, no “tenía futuro”. En realidad, tenía el mismo que todos sus antecesores y el que siempre han tenido y aún tienen la mayoría de humanos en la Tierra. Hambre no pasaba, precisamente. Pero, por primera vez, otros iban mucho más rápido y a lo cotidiano se le empezó a llamar “tedio”.


*


Religiones de paz y amor. Asesinada por no llevar velo




*

10 comentarios:

Jaime Ruiz dijo...

Perdón por distraerlos del tema, tengo un blog en Colombia de crítica a la facción que es a las FARC lo que Batasuna a ETA, y continuamente sufro toda clase de amenazas, calumnias, etc. Lo último fue que alguien averiguó la contraseña de un blog y lo borró y dejó escrito que era Jaime Ruiz y enlazaba mi blog. El procedimiento era burdo, pero no faltó quien lo creyó, también por afinidad con esa facción. En todo caso los blogs colombianos unánimemente rechazaron semejante calumnia, pero una página de vídeos publicó esta perla, cuatro días después de que hubiera decenas de posts rechazando la idea de que yo hubiera hecho eso. Creo que resultará interesante a los antropólogos, la moralidad del periodista, y su inteligencia, es idéntica a la del malhechor.

Ah, parece que ésa es una nueva forma de criminalidad muy peligrosa porque aparte de los blogs los malhechores acceden a las contraseñas de las cuentas de gmail. Todos los que tengan blogs o dejen comentarios deberían cambiar continuamente sus contraseñas y hacerlas más complicadas, pues pronto será una plaga peor que los virus informáticos, creo.

schelling dijo...

Me ha gustado su entrada sobre el mundo rural.
Como ud. sabrá,la ocurrencia de su padre o la de la abulea de Ayaan Irsi Alí tiene un claro fundamento evolucionista: la selección por parentesco (kin selection).

Hace bien en estar agradecida por haber podido echar un vistazo a aquel mundo rural que se apagaba. Hoy ya no es lo mismo. Y me parece muy aguda su observación sobre la causa de su declive: el incremento de la velocidad, de las oportunidades y expectativas depreciaba inexorablemente las formas de vida tradicionales.

Anónimo dijo...

"Vendrá años malos y nos harán más ciegos".
Esta frase de Ferlosio te espera en el futuro.
Cuando tu aparente seguridad económica y política estalle en mil pedazos; tu móvil, tus amigos, tus vecinos, tu cochecito, y todo tu entorno se hundirá en tus piés.

Solo te quedará tu familia. Y hasta ésta puede que te abandone sino la has construído antes.
---------------------------------
......"microcosmos prácticamente fósil, riquísimo y autosuficiente, que se hizo trizas en cuanto hubo algo con qué compararlo y que no era quimérico."
----------------------------
Quizás el presente del siglo XXI es la mayor quimera de la Historia.

RAE: 2. f. Aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo.

Abate Marchena.

schelling dijo...

Por cierto, vengo de la página de la asociación de Ciudadanos y quería felicitarla por la idea de los foros de debates que hoy inauguran. Pues eso, una gran idea.

Anónimo dijo...

A ver si participan ustedes. ¿Han acudido alguna vez a un médico "alternativo"? pues ahí pueden debatir.
M-P

El Anónimo Hablador dijo...

Las cosas de los pueblos tienen múltiples cosas brillantes. Lástima que los pueblos estén rodeados de campo y sean la antítesis de las ciudades. Para estar dos o tres días no están mal.

Anónimo dijo...

Yo he terminado hoy de leer ese libro que cita. Me ha absorbido completamente. Es interesantísimo. La historia de esa mujer es fascinante y su discurso es más que lúcido. Sin embargo, creo que quizás se equivocó con el planteamiento del video, el cual, aparte de costar la vida a Theo Van Gogh a manos de un lunático, metió al estado holandés en un verdadero brete pues ¿cómo pensaba que iban a poder los holandeses garantizar su seguridad en un territorio tan reducido? ¿y asumir ese coste por mucho tiempo? ¿cómo puede afirmar que en realidad tenía planes de irse a USA si en realidad no le ha quedado otra opción, por su propia seguridad?
Atención: no estoy cuestionando el derecho a su libertad de expresión sino valorando la prudencia de la acción, desde una perspectiva diplomática y de "realpolitik".

La Condesa dijo...

Presente mis respetos a su venerable y sabio padre, Mujer Pez.
Los aristócratas sabemos, por transmisión generacional la importancia de la familia,la pertenencia a la tribu y la protección que procura el clan.
Ahora sufrimos, con vergonzante silencio, nuestra dilución en esta sociedad multiétnica y multicultural que nos avoca, irremisiblemente, a la mediocridad y,lo que es aún peor, a la vulgaridad.
Detesto la revolución !. Maldigo 1789!.
Mis saludos a Pepe-pez.
La Condesa

El Pater rojo dijo...

Disculpen a mi Condesa, a veces confunde el agua bendita con mi botellín de ginebra.

Tranquilos, en el confesionario se arrepentirá por los sacrilegios y blasfemias contra la bendita Revolución.

Vayan en paz.

Anónimo dijo...

Tengo cuatro hermanos, una medio-hermana, una madre, un montón de tios y primos, y no tengo relación con nadie. No me interesan.

Solo quiero estar con gente a la que me sienta afín.
Internet es una maravilla. Mis amigos otra.

No sé si esta situación será buena o mala pero no echo de menos aquellas "tediosas" reuniones familiares en las que los protagonistas siempre son los peques y en las que todas las conversaciones giran alrededor de ellos.

Marcenda