Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

Mi artículo sobre secesionismo en Leer

miércoles, 10 de septiembre de 2014



"El hecho de que la cola­bo­ra­ción humana a gran escala se cons­truya sobre mate­ria­les ances­tra­les de sen­tido feroz­mente con­tra­rio y que evo­lu­cio­na­ron cuando el mundo era muy pequeño hace que las ten­ta­cio­nes de regre­sar a esta­dios pri­mi­ti­vos poten­cial­mente leta­les sean más o menos per­ma­nen­tes. Efec­ti­va­mente, existe una lógica terri­ble que nos dice que el cos­mo­po­li­tismo librará una eterna lucha con­tra el etni­cismo por­que nunca podrá con­tra­rres­tar las ven­ta­jas inme­dia­tas y tan­gi­bles de favo­re­cer a quie­nes se pare­cen más a noso­tros. No hay que olvi­darlo jamás y debe­ría for­mar parte inex­cu­sa­ble de la edu­ca­ción de los jóvenes."

Completo en Leer

El feroz y alegre púlpito de Empar Moliner

martes, 9 de septiembre de 2014





Ya se entretuvo conmigo después del debate en TV3. Le parecí graciosísima. La mar de curiosa. La "senyora de upyd". Sorprendida de que hubiese publicado tres libros. ¡Cómo!, se diría, ¿una "unionista"?

TV3, en plena campaña "imparcial" sobre la Diada, se lo permite todo. Como siempre. El stablishment más impúdico, pues encima se cree moderno y transgresor, que representa la Sra. Moliner - "bufona del régimen nacionalista"- juguetea entre el desprecio y la ironía con disidentes que no pueden responderle. En "la seva".

Paco Sosa y sus 5 minutos





La manera de provocar un debate en Upyd no debería ser manifestarse directamente en los medios. Pero, a veces, cuando sabes que no te van a hacer caso (a mí también me ha pasado en mi vida personal últimamente), hay que armar un poco de jaleo planteando en público lo que en circunstancias normales se ha de llevar en privado. Y no cabe duda de que el tema de la deseada y, en principio, lógica convergencia entre Upyd y Ciutadans, que iba a eternizarse o a ser cada vez más difícil, ha salido a la palestra y se han dado pasos. Pasos impensables hasta hace pocos días.

Pero no han sido los únicos avances en Upyd. Hay gente magnífica a la que yo admiro sinceramente que, sin embargo, estaba perdiendo la necesaria perspectiva y mesura. Cierto que esta reunión del Consejo Político ha distado mucho de ser ejemplar.  Dedicar la mayor parte de la misma a cantarle las cuarenta a un señor que sólo va a tener 5 minutos para defenderse no se compadece en absoluto con el tipo de partido que yo sé que es Upyd ni el tipo de personas que yo sé que son la mayor parte de sus afiliados y simpatizantes. Y se han dado cuenta todos, unos y otros. Una cosa son los razonamientos y otra los estados de ánimo y las sensaciones inevitables con las que han salido los que allí estuvieron presentes. Hay un antes y un después. Estoy segura.

Tengo un libro al que siempre vuelvo porque me parece un manual para cualquiera que intervenga en una organización, sea política o de otro tipo. Se trata de "Irracionalidad: El enemigo interior", del psicólogo y escritor  británico Stuart Sutherland. Ahí  lanza sensatísimas advertencias a los líderes. Dice que, cuando forman un equipo para asesorarle : " ..es poco probable que se inclinen por personas con ideas muy distintas a las suyas o por quienes sean más inteligentes o tengan más argumentos. …el líder se suele rodear de acólitos para mantener su autoestima…los miembros desean agradarle, sobre todo si puede influir en sus carreras, lo cual es especialmente perjudicial, ya que, cuanto más miembros estén de acuerdo con el líder, más extremas se volverán sus actitudes y en consecuencia más extremos los argumentos de los restantes miembros. Se trata de un círculo vicioso característico". La Sra. Tatcher, por lo que nos cuenta el psicólogo, prescindió de todos los críticos. No así Ronald Reagan, que escribió en su autobiografía: "Cuando se ocupa un puesto superior, se corre el riesgo del aislamiento. Los demás te dicen lo que creen que quieres oír….no hay gente en tu círculo cercano que te diga: "Te equivocas""

Upyd es una magnífica idea con personas extraordinarias tanto en su cúpula como en su base. Pero no siempre tenemos la razón en todo.


Nota: varias personas que estuvieron en la asamblea me dicen que Paco Sosa tuvo más que 5 minutos para exponer su punto de vista. Si este dato no es correcto, queda aquí anotado. 

Rossinianos contra Wagnerianos o ¡vaya vueltecita de las vacaciones!

viernes, 22 de agosto de 2014



Tengo la suerte de haber manifestado siempre a las claras mi opinión sobre el tema Ciutadans en Upyd. ¡Por descontado que tenemos que llegar a algún acuerdo! Nacimos del mismo proyecto y si aparecieron dos en vez de uno fue por lamentables errores y malentendidos en la fase inicial.  He formado parte de cortejos y comitivas que han ido en romería para intentar convencer a los dirigentes de la necesidad de rectificar el desencuentro. Aún recuerdo aquel viaje a Vitoria, con dos miembros más de la Territorial de Cataluña. Un montón de km. para obtener lo que ya esperábamos: una palmadita en la espalda y el no de siempre, sólo que algo más irritado. He hablado con cualquiera a quien supusiera con capacidad de influir. Boadellas, Savateres… Hasta le hice una proposición nada convencional (o sí) a Santi González… Nada.

Tengo que decir que, si bien este empecinamiento no ha sido mi mejor baza para hacer brillar mi estrella, tampoco me he sentido discriminada. Al menos, yo no me he enterado. Han pasado de mí y ya está. En las elecciones europeas del 2009 fui de número cinco. En las últimas en el sexto. Pero sé que "la cúpula" estaba firmemente convencida de que sacaríamos de 6 a 8. Luego, conmigo, contaron. No puedo quejarme.

Así que mi plan para esta polémica era ponerme de perfil. ¿Qué iba a añadir ahora que no supieran ya? Imagino que las formas podrían haber sido diferentes. O tal vez no. Pero mi cómodo camuflaje con el paisaje no ha sido posible porque he leído la respuesta de Irene Lozano en El Mundo. Y por ahí ya no. Si esto es lo que nos espera, apaga y vámonos. ¡Qué gran error! Con esa carta Upyd se ha disparado en el pie. La más extensa sarta de desatinos y argumentos ad hominem que puedan verse. Uno de los problemas más incómodos en estas pasadas elecciones europeas era encontrar razones lo menos falsas posible para responder a la clásica pregunta de los periodistas "¿Qué les diferencia de Ciutadans?". Aún recuerdo cómo compartíamos ese pesar Paco Sosa y yo estrujándonos el magín.  Algo había que decir. Y yo encontré una respuesta magnífica y del todo real. Upyd demostraba mayor madurez y visión política porque elegía como candidato a un ciudadano desconocido para el gran público pero con la mayor capacidad y reputación profesional concebible. No apostábamos por el habitual de la TV, por estupendo que fuera, sino por el riesgo de la calidad para conocedores y por la vista más allá del corto plazo.

Pues hasta eso veo saltar por los aires cuando mi compañera Irene lo utiliza como proyectil en su abusiva carta de reproches. Sí, yo llevé con orgullo que Upyd partiera del 12% de la mejor opción, ¿acaso somos un partido de masas? Pues eso. Y no le veo problema a que Paco naciera en los años 40 (yo lo hice en los 50, por cierto. ¿Criticamos el sexismo? Pues mucho cuidado con el "edaísmo", auténtica plaga de nuestro tiempo) ¿Y qué decir de otras insinuaciones? Lamentable.

Un amigo del partido me ha hecho llegar un manifiesto en apoyo de la libertad de expresión de nuestro eurodiputado y lo voy a firmar. No me vuelve loca porque temo que en parte incluya un cierto desquite de compañeros con agravios previos a esta reciente polémica. Ya me pareció muy curiosa la composición de la iniciativa de "Libres e iguales", que no suscribí. Quizá si algún promotor me la hubiera explicado. Pero no fue así.  Esta vez, sopesando la información de que dispongo, sí lo hago.

Sólo espero que llevemos esta crisis de la mejor manera posible y que sea para bien.  Hay algo que está por encima de nuestras siglas y es el proyecto que originó a ambas formaciones.  Si seguimos así vamos a desaparecer las dos, Upyd y Ciutadans. Lo digo por si alguien en alguno de los dos partidos se está frotando las manos. Señores, somos tan, tan parecidos que el daño que sufra uno también lo va a pagar el otro.  Y no está la situación política para perder la cabeza. Upyd no consiguió (y bien que lo lamento por la cuenta que me trae) los escaños que ambicionaba. Pero Ciutadans en Cataluña tampoco cumplió sus expectativas. La mirada del votante está puesta sobre nosotros. Es la hora del diálogo responsable.

Sexo en privado

domingo, 3 de agosto de 2014



Releyendo a Donald Symons en The Evoution of hUman Sexuality. Sobre el hecho casi generalizado de que los humanos busquemos siempre lugares discretos y privados para practicar sexo. Según Symons, podría ser resultado de la competición reproductiva. Cuando la comida escasea, y la vista de gente comiendo produce envidia en los que no pueden hacerlo, el acto de comer se oculta de la vista. A diferencia de la mayoría de sociedades donde normalmente todo el mundo tiene alguna cosa que llevarse a la boca, no existen sociedades donde cualquiera pueda copular cuando lo necesita y menos con quien desea. Es más, los humanos no tienen precedentes en el mundo animal en la sutileza con la que controlan y manipulan la sexualidad de los demás, así que sería a menudo adaptativo mantener el sexo en secreto. La búsqueda de privacidad para el sexo probablemente sea uniformemente adaptativa y por ello prácticamente universal.

Societat civil catalana en Tarragona

jueves, 17 de julio de 2014


Se presentó en Tarragona esa estupenda iniciativa que es SCC. Estábamos en un aula que se llenó. Fuerte sentimiento de "déjà vu". Ciutadans de Cataluña 8 años después. Si no fuera porque existen de aquello dos partidos a los que por fin podemos votar, se diría que no hemos avanzado mucho. No diré que estábamos "los de siempre". Sé que había nuevas incorporaciones, y que "significarse" es difícil. Imagino que están esperando a verse delante del precipicio para reaccionar. Esta sociedad es así. Magnífica participación, la del empresario Pablo Tejedor, lúcido y convincente.

Es SCC un grupo plural, como lo es la sociedad, catalana o no.  Conmovedor como los socialistas como Joaquim Coll, vicepresidente de la asociación, tratan de salvar lo insalvable diciendo que ellos no están trabajando "contra la celebración del Referéndum" sino para convencer a la gente de que no se celebre. Pequeña vela al diablo, a fe mía. Sin contar con su patética apelación a que "la izquierda no puede ser nacionalista". Seguro: los males en general son patrimonio de la derecha. Que alguien le diga por favor que los más activos a favor de la independencia pasando incluso por una marea de cadáveres han sido siempre partidos de izquierdas en España. Es la izquierda quien ha sostenido principalmente al nacionalismo, por activa o por pasiva.

Incidiendo en esta falta de percepción de realidad y de la necesidad vital y absoluta de trasmitir el mensaje de que, a pesar de todo, hay dos bandos,  el cierre del anfitrión, el profesor de la Universidad Rovira i Virgili, Alberto Reig,  traicionó cierto apretón en la parte más baja de la espalda al decir que estar en contra de la independencia corresponde a la razón y la ilustración, que todo el mundo sabe fue inventada por los suyos. Vamos, como que dijo que prefería la Cataluña de Ferrer i Guàrdia a la Torres i Bages. Al parecer, sigue habiendo dos opciones sin nada por el medio. Como hace casi 100 años. Yo no sabría qué elegir, la verdad. Entre independencia, Ferrer i Guàrdia o Torres i Bages optaría por el exilio, sin duda. Lamentablemente, entre mitos anda siempre el juego.