Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

Rossinianos contra Wagnerianos o ¡vaya vueltecita de las vacaciones!

viernes, 22 de agosto de 2014



Tengo la suerte de haber manifestado siempre a las claras mi opinión sobre el tema Ciutadans en Upyd. ¡Por descontado que tenemos que llegar a algún acuerdo! Nacimos del mismo proyecto y si aparecieron dos en vez de uno fue por lamentables errores y malentendidos en la fase inicial.  He formado parte de cortejos y comitivas que han ido en romería para intentar convencer a los dirigentes de la necesidad de rectificar el desencuentro. Aún recuerdo aquel viaje a Vitoria, con dos miembros más de la Territorial de Cataluña. Un montón de km. para obtener lo que ya esperábamos: una palmadita en la espalda y el no de siempre, sólo que algo más irritado. He hablado con cualquiera a quien supusiera con capacidad de influir. Boadellas, Savateres… Hasta le hice una proposición nada convencional (o sí) a Santi González… Nada.

Tengo que decir que, si bien este empecinamiento no ha sido mi mejor baza para hacer brillar mi estrella, tampoco me he sentido discriminada. Al menos, yo no me he enterado. Han pasado de mí y ya está. En las elecciones europeas del 2009 fui de número cinco. En las últimas en el sexto. Pero sé que "la cúpula" estaba firmemente convencida de que sacaríamos de 6 a 8. Luego, conmigo, contaron. No puedo quejarme.

Así que mi plan para esta polémica era ponerme de perfil. ¿Qué iba a añadir ahora que no supieran ya? Imagino que las formas podrían haber sido diferentes. O tal vez no. Pero mi cómodo camuflaje con el paisaje no ha sido posible porque he leído la respuesta de Irene Lozano en El Mundo. Y por ahí ya no. Si esto es lo que nos espera, apaga y vámonos. ¡Qué gran error! Con esa carta Upyd se ha disparado en el pie. La más extensa sarta de desatinos y argumentos ad hominem que puedan verse. Uno de los problemas más incómodos en estas pasadas elecciones europeas era encontrar razones lo menos falsas posible para responder a la clásica pregunta de los periodistas "¿Qué les diferencia de Ciutadans?". Aún recuerdo cómo compartíamos ese pesar Paco Sosa y yo estrujándonos el magín.  Algo había que decir. Y yo encontré una respuesta magnífica y del todo real. Upyd demostraba mayor madurez y visión política porque elegía como candidato a un ciudadano desconocido para el gran público pero con la mayor capacidad y reputación profesional concebible. No apostábamos por el habitual de la TV, por estupendo que fuera, sino por el riesgo de la calidad para conocedores y por la vista más allá del corto plazo.

Pues hasta eso veo saltar por los aires cuando mi compañera Irene lo utiliza como proyectil en su abusiva carta de reproches. Sí, yo llevé con orgullo que Upyd partiera del 12% de la mejor opción, ¿acaso somos un partido de masas? Pues eso. Y no le veo problema a que Paco naciera en los años 40 (yo lo hice en los 50, por cierto. ¿Criticamos el sexismo? Pues mucho cuidado con el "edaísmo", auténtica plaga de nuestro tiempo) ¿Y qué decir de otras insinuaciones? Lamentable.

Un amigo del partido me ha hecho llegar un manifiesto en apoyo de la libertad de expresión de nuestro eurodiputado y lo voy a firmar. No me vuelve loca porque temo que en parte incluya un cierto desquite de compañeros con agravios previos a esta reciente polémica. Ya me pareció muy curiosa la composición de la iniciativa de "Libres e iguales", que no suscribí. Quizá si algún promotor me la hubiera explicado. Pero no fue así.  Esta vez, sopesando la información de que dispongo, sí lo hago.

Sólo espero que llevemos esta crisis de la mejor manera posible y que sea para bien.  Hay algo que está por encima de nuestras siglas y es el proyecto que originó a ambas formaciones.  Si seguimos así vamos a desaparecer las dos, Upyd y Ciutadans. Lo digo por si alguien en alguno de los dos partidos se está frotando las manos. Señores, somos tan, tan parecidos que el daño que sufra uno también lo va a pagar el otro.  Y no está la situación política para perder la cabeza. Upyd no consiguió (y bien que lo lamento por la cuenta que me trae) los escaños que ambicionaba. Pero Ciutadans en Cataluña tampoco cumplió sus expectativas. La mirada del votante está puesta sobre nosotros. Es la hora del diálogo responsable.

Sexo en privado

domingo, 3 de agosto de 2014



Releyendo a Donald Symons en The Evoution of hUman Sexuality. Sobre el hecho casi generalizado de que los humanos busquemos siempre lugares discretos y privados para practicar sexo. Según Symons, podría ser resultado de la competición reproductiva. Cuando la comida escasea, y la vista de gente comiendo produce envidia en los que no pueden hacerlo, el acto de comer se oculta de la vista. A diferencia de la mayoría de sociedades donde normalmente todo el mundo tiene alguna cosa que llevarse a la boca, no existen sociedades donde cualquiera pueda copular cuando lo necesita y menos con quien desea. Es más, los humanos no tienen precedentes en el mundo animal en la sutileza con la que controlan y manipulan la sexualidad de los demás, así que sería a menudo adaptativo mantener el sexo en secreto. La búsqueda de privacidad para el sexo probablemente sea uniformemente adaptativa y por ello prácticamente universal.

Societat civil catalana en Tarragona

jueves, 17 de julio de 2014


Se presentó en Tarragona esa estupenda iniciativa que es SCC. Estábamos en un aula que se llenó. Fuerte sentimiento de "déjà vu". Ciutadans de Cataluña 8 años después. Si no fuera porque existen de aquello dos partidos a los que por fin podemos votar, se diría que no hemos avanzado mucho. No diré que estábamos "los de siempre". Sé que había nuevas incorporaciones, y que "significarse" es difícil. Imagino que están esperando a verse delante del precipicio para reaccionar. Esta sociedad es así. Magnífica participación, la del empresario Pablo Tejedor, lúcido y convincente.

Es SCC un grupo plural, como lo es la sociedad, catalana o no.  Conmovedor como los socialistas como Joaquim Coll, vicepresidente de la asociación, tratan de salvar lo insalvable diciendo que ellos no están trabajando "contra la celebración del Referéndum" sino para convencer a la gente de que no se celebre. Pequeña vela al diablo, a fe mía. Sin contar con su patética apelación a que "la izquierda no puede ser nacionalista". Seguro: los males en general son patrimonio de la derecha. Que alguien le diga por favor que los más activos a favor de la independencia pasando incluso por una marea de cadáveres han sido siempre partidos de izquierdas en España. Es la izquierda quien ha sostenido principalmente al nacionalismo, por activa o por pasiva.

Incidiendo en esta falta de percepción de realidad y de la necesidad vital y absoluta de trasmitir el mensaje de que, a pesar de todo, hay dos bandos,  el cierre del anfitrión, el profesor de la Universidad Rovira i Virgili, Alberto Reig,  traicionó cierto apretón en la parte más baja de la espalda al decir que estar en contra de la independencia corresponde a la razón y la ilustración, que todo el mundo sabe fue inventada por los suyos. Vamos, como que dijo que prefería la Cataluña de Ferrer i Guàrdia a la Torres i Bages. Al parecer, sigue habiendo dos opciones sin nada por el medio. Como hace casi 100 años. Yo no sabría qué elegir, la verdad. Entre independencia, Ferrer i Guàrdia o Torres i Bages optaría por el exilio, sin duda. Lamentablemente, entre mitos anda siempre el juego.


En la inauguración de Isabel de Pedro

viernes, 11 de julio de 2014

El día del debate en TV3 llevaba un vestido de Isabel de Pedro.




En las redes sociales los independentistas me pusieron a caer de un burro también por la indumentaria.  Ahí no se veía bien, pero es un vestido muy bonito. No debe estar hecha la miel para la boca de los asnos. Digo.

Aquí abajo se ve mejor.





Ayer estuve en la inauguración de su nueva tienda en el antiguo local de la galería Joan Prats, precioso espacio diseñado por Josep Lluís Sert. Busqué a la diseñadora, una vasca altísima y elegante, y le comenté lo del debate y su vestido. Naturalmente, estaba al corriente. Me dijo que diseñaba para "mujeres malas". Esa soy yo, me apunté. Y luego vino lo bueno. Me presentó a una alegre pareja sobre la cuarentena. Él con modernas gafas coloreadas, zapatillas deportivas very fashion y con pinta (para mi limitada mundanidad) de sociata.

¡A quién fue a presentarle! El hombre musitó algo y experimentó de repente la irresistible necesidad de abrocharse los cordones de su calzado. Vamos, prácticamente se tiró al suelo. No sé si fue inocencia o malicia pícara por parte de la anfitriona, pero la palabra "Upyd" causa esos efectos en un ambiente de "cultureta" y moda en tierra identitaria. En la suya debe ser más o menos igual.

Esto es Barcelona 2014. Quién lo hubiera dicho. Recuerdo esta primavera en la fiesta de El Mundo del día de San Jordi, un poco antes de la campaña. Nos llevó Rosa Díez y parecíamos un rompehielos en el Ártico. La masa se abría a nuestro paso como cortadita con un cuchillo atómico. Muchas miradas se superioridad con el rabillo del ojo. Las Pilares Eyre, las Pasamontes…Ninguna independentista, imagino; pero agraciadas con esa altura moral de los que no están "ni con unos ni con otros". Esa que nos ha llevado a tener que enfrentarnos con el otoño repulsivo que está tan cerca.

En fin, que iba con mi prima (ex convengente y ahora firme y convencida aliada) y al poco abandonamos el lugar con muy buen criterio. Poca vida social nos esperaba allí.

¡Patria del meu coooooor!


El martes día 20 con Adolf Tobeña en Madrid

miércoles, 7 de mayo de 2014














El Catedrático de Psiquiatría de la UAB e investigador del Instituto de Neurociencias UAB, Adolf Tobeña, impartirá la conferencia “La comunión independentista: neuropsicología del gregarismo nacional” el próximo martes, 20 de mayo, a las 19,30 h, en el Teatro Alcázar Cofidís (La Galería) C/ Alcalá nº 20 en el marco de la campaña de las elecciones europeas de Upyd.

Adolf Tobeña explorará la biología del gregarismo político y el etnocentrismo como resortes de los nacionalismos identitarios. “Si en un principio la Unión Europea parecía un marco propicio para diluir los nacionalismos identitarios, constatamos ahora que reverdecen y se agravan sin que los ciclos económicos o los climas ideológicos que les acompañan conduzcan a disecciones analíticas convincentes. Cuando algunas demarcaciones grupales muestran tanta propensión para funcionar como aglutinantes de fracturas políticas hay que sospechar posibles raíces biológicas del fenómeno”.

El Dr. Tobeña discutirá datos aportados por la genética, la psicología social y la neuroimagen de los sesgos y afectos pro-grupales que permiten profundizar en la investigación de los sistemas neurales que nutren y fortalecen los nacionalismos identitarios: “Los hallazgos en estos ámbitos de investigación ayudan a explicar la dinamización del fervor y la conflictividad identitaria en ‘bolsas poblacionales singulares”. Partiendo de ahí, se acercará a la potente oleada secesionista en Cataluña: “un movimiento en torno al cual se ha producido un guirigay ensordecedor de voces y un curioso silencio de disciplinas que, quizás, tienen luces que aportar”.


Cabe esperar, de ese tipo de análisis, herramientas útiles para enfrentarnos a cuestiones candentes en plena contienda electoral europea: ¿Cómo construir una Europa de 500 millones de ciudadanos de distintos linajes, idiomas, tradiciones e identidades? ¿Hay vectores susceptibles de ser puestos al servicio de una supranacionalidad englobadora y atractiva? Comerciantes, artistas, filósofos, comediantes y jornaleros se movieron durante siglos por una Europa variopinta, como por su propia casa. Hay que dar con los vectores cruciales de una cultura europea como aglutinante cimentador.