Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

bienvenida, Angelita

miércoles, 31 de octubre de 2007

Gracias a la conferencias sobre educación que estamos programando en la Asociación Ciutadans de Catalunya , he tenido la serte de conocer a Angelita. Angelita es una emigrante española en Francia, nacida en Alicante en los años 50. Trabaja en una revista francesa y nos ha contado sus impresiones como inmigrante en Francia y su experiencia con las nuevas oleadas inmigratorias en este país. A ella, que vive en una barriada, en la banlieue, le hemos pedido que participe en nuestra revista, que nos cuente de primera mano cómo es la vida en un lugar que recibe una inmigración de países con culturas muy distintas a la nuestra y que, a diferencia de lo que ocurrió en su época, en muchos casos no desean ninguna integración ni admiran los logros intelectuales o morales de su país de acogida. Angelita me ha dicho que lo quiere hacer "por España", país que sigue llevando en su corazón, y, admito, me ha conmovido. Sólo la conozco vía telefónica pero me parece inteligente, sensible y, sobre todo, buena. No se pierdan sus crónicas . Cada semana colgaremos una de ellas. Angelita, que no quiere dar más detalles de su vida (teme inconvenientes por parte de sus jefes), quiere advertirnos de lo que nos espera si no aprendemos de la experiencia de nuestros vecinos. Creo que su aportación va a ser una ayuda extraordinaria. Hagan que todo el mundo conozca a Angelita.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡ Ostras Teresa!!, mo dudo que la Angelita las haya pasado canutas cuando llegó a Francia allá por los años 60, pero recuérdale que un judío, hijo de emigrantes ocupa hoy la Presidencia de la France.
La seguiré leyendo y recuérdale que muchos cuando emigran quieren cambiar el país de acogida y huyen del suyo por cobardía.

Allá donde fueres haz lo que vieres...-hasta cierto punto.

Abate Marchena.

James Boswell (me la suda...) dijo...

Si lo hace por Essssspaña, yo también me emociono. Snif, snif. Éramos ácratas y escépticos cuando aquello y ahora somos unionistas por la gracia del ex-socialismo administrativo y del norte, como el bonito. En fin.

Anónimo dijo...

Situadas en aquel tiempo de los años 1930- 50, están escritas casi todas las novelas de Georges Simenon, no solo las del comisario Maigret, más bien desoladoras y donde ya describía la inmigración a Francia de muchas nacionalidades que aquí desconocíamos entonces: lituanos, búlgaros, rusos y por supuesto, norteafricanos, que casi siempre él relacionaba con sucesos violentos de una integración nula, siempre peor. Gran bebedor y mujeriego en la vida real, le salían unas cosas tremendas y además escritas a enorme velocidad. No recuerdo ninguna donde salieran españoles, pero podría ser.

Un saludo, Carlos

Anónimo dijo...

Angelita no teme a sus jefes, teme represalias por parte de los islamistas.

Alex