Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

pequeños, pero apañados

domingo, 21 de octubre de 2007

A pesar de ser una organización pequeña y con un presupuesto liliputiense, hemos conseguido traer a Ciutadans de Catalunya a Robert Redeker, intelectual francés que precisó traducción simultánea, traducción de documentos, gastos extras de seguridad y otros más, previstos e inprevistos, que nos han dejado temblando (se aceptan donativos, señor@s)
Sólo por la satisfacción que le dimos a nuestro amigo por tener de nuevo ocasión de dar una conferencia o una clase, nos damos por satisfechos. Desde que está en este corredor de la muerte impreciso en el sentido espacio-temporal más cuántico, no ha podido hacerlo. Este año murió su padre, el Sr. Walter Redeker, y la policía le impidió anunciarlo de la forma usual. Fue un funeral casi clandestino. De la misma forma extravagante transcurrió la boda de su hija este verano, con cordón policial. Creo una obligación moral llevar a cabo cuantas iniciativas se nos ocurran para que esta gente que da la cara por todos nosotros no se arrepientan en ningún momento por culpa de nuestra indiferencia u olvido. Lo que más le ha llegado a doler a Robert Redeker ha sido la egoísta reacción del cuerpo de profesores al que él como profesor de instituto pertenece reprochándole la "inoportunidad" de sus declaraciones al periódico Le Figaro que le valieron la fatwa. Una nueva versión del "not in my backyard". Tristísimo.
Espero que el ejemplo que hemos dado sea seguido por otras organizaciones de nuestro país, sobre todo las que tienen medios suficientes para hacerlo tan bien o mejor que nosotros.

9 comentarios:

ferrancab dijo...

Una gran iniciativa i una conferència molt interessant. Felicitats.

Anónimo dijo...

No pude asistir el d�a 18 a la conferencia de Robert Redeker, ten�a representaci�n oper�stica aqu� en Viladecans con las entradas adquiridas hac�a tiempo.
Lo siento.
Recibe mi felicitaci�n por traer a la Barcelona acomodaticia a un hombre valeroso.

Abate Marchena.

Anónimo dijo...

Me hubiese gustado muchísimo haber podido estar. No pudo ser. Pero Redeker no está solo, y tienes razón, el NIMBY es un problema grave "worldwide". Olé a CdC por su iniciativa, y a tí por tu persistencia.

Un abrazo,

V. Carbona

Anónimo dijo...

El día que se presento Ciutadans en el Palau de la Música alabe tu belleza sin saber que estabas sentada en la butaca contigua a la mía.

Ruego mil disculpas.

Teniente Drogo dijo...

Estimada Sra. Giménez,

Este es un comentario-ruego. No tengo el placer de conocerla y, como afiliado a Ciudadanos casi desde sus comienzos, he oido cosas de Vd. de lo más variopintas.
Mi natural tendencia al descreimiento me hace pensar que no puede Vd. ser tan retorcida como dicen algunos, ni tan valerosa y noble como dicen otros.
En cualquier caso creo que esto carece de importancia para lo que vengo a pedirle: esto es, altura de miras, generosidad.
Somos muchos los que pensamos que este país está en un momento crucial y que el movimiento cívico que representan C's y UPD es de una importancia crucial en el futuro devenir del mismo.
Cuando vi a Albert Rivera la última vez, le pedí lo mismo que a Vd.
Entiéndanse, por favor. Como sea, eso es problema de Vds. El futuro sabrá reconocérselo. En caso contrario muchos nos iremos a casa: repito, no cambiaremos de partido... simplemente nos marcharemos a casa.

Muchos ánimos y muchas gracias.

Un saludo.

Anónimo dijo...

amigo teniente drogo
HUbo una época en que tenía cierta capacidad de decisión de el partido. Pero, ahora, soy, como máximo, la portavoz de Upd en Catalña. No me parece nada mal, por cierto. Yo no voy a estar en ese encuentro "en la cumbre". Todo eso que me ahorro, créame. Yo soy de las personas que más desea y reza (laicamente) para que haya acuerdo. Será horroroso ir a unas generales vendiendo algo parecido (me temo que cada vez menos parecido) a l mismo público y decepcionando a tantos. Pero mi opinion sólo se escucha educadamente y nada más.Que también es más de lo que ya estaba acostumbrada, por cierto.
Yo aceptaré lo que decidan, porque el proyecto es lo más importante. Y ahora está en manos de gente realmente madura y capacitada.Yo también me tomaré una temporada de plazo y si no para casa. Así que le comprendo. también le aconsejo que no se aferre a envoltorios y mire quién es capaz de qué. Ni le explico lo que me dolió dejar Ciutadans. Soy miembro fundador, soy de los que se decantaron por ese logo tan bonito y traduje al catalán la letra del simp
atico hinmo del garage (juntamente con Pericay, aunque se le ha olvidado)
En fin, que no pienso soltar una lagrimilla más. No voy a tener fijaciones identitarias a estas alturas. Yo también le pido altura de miras: si hay que cambiar de vehículo, se cambia. Pero nunca abandonar las buenas ideas.
Un saludo muy afectuoso
Teresa

Anónimo dijo...

Por cierto, yo no estuve en el Palacio de la Música.La guapa era otra (maldita sea)

M-P

marisa dijo...

M-P, eres realmente malo, guapas son todas las mujeres, incluida tu madre.

marisa dijo...

Me consta que son muchas las lágrimas derramadas por Teresa, toda madre sufre cuando ve que se le marchita un hijo. No es culpa de Teresa ver como ciertos personalísimos dejan aniquilar un proyecto que empezó siendo transversal, PARA los ciudadanos y POR los ciudadanos.
Ahora Teresa ya "no cabe" no la dejan caber, como tampoco caben Arcadi, Boadella, Pericay, entre otros fundadores, ni Maria, ni Josep, ni Pepito, ni cientos de afiliados más que se fueron después del segundo congreso . Eso sí, "ciutadans" tiene a Carreras, todo un intelectual, muy propio para lo que se pretende del nuevo partido: ser de la izquierda que reclama el referedum para la autodeterminación, muy en la línea de sus principios...