Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

to control or not to control?

domingo, 4 de septiembre de 2011

Yo estaba tan a gusto rendida al determinismo, y ahora resulta que podría volver a ser cierto aquello tan fatigoso del auto-control. Y lo aprueba, con sensatas objeciones, Steven Pinker, que es como decir el Papa de Roma. Lo comenta aquí, en una reseña que hace del libro Willpower,” que el psicólogo Roy F. Baumeister ha escrito juntamente con el columnista científico del New York Times John Tierney. El trabajo se basa en una serie de investigaciones desde la neurociencia que demuestran que la voluntad es una especie de “músculo” que se ve reforzado con el ejercicio y la práctica. Y que hacerlo así puede mejorar nuestras vidas y hacerlas más equilibradas y felices.

Un experimento clásico es el que llevó a cabo el psicólogo Walter Mischell a finales del los 60 cuando concibió una serie de mortificantes tratos con niños de preescolar a quienes ponía a prueba con unos dulces. Les decía que si eran capaces de vencer la tentación inmediata de comérselos, les daría varios más. Si no lo hacían así, no ganaban nada. Y les dejaba solitos con el objeto del deseo en una habitación. Un concienzudo seguimiento en el tiempo que demostró que los que habían vencido la tentación conseguían mejores resultados en sus estudios, salud, relaciones personales etc.

En el experimento de Bausmeister, también se demuestra que el autocontrol, aunque desde luego con una gran influencia de la herencia, puede ser tonificado ejercitándolo. Así una serie de estudiantes fueron animados a controlar su alimentación, hacer ejercicio regular, “usar un ratón con su mano más débil” y –no se lo pierdan, muy agudo- hablar con “frases completas” y sin decir tacos. Después de varias semanas, los estudiantes eran más resistentes a las bajadas de su ego en el laboratorio y mostraban más autocontrol en sus vidas, fumaban menos, bebían menos y picoteaban menos. También veían menos al televisión, estudiaban más y lavaban más veces los platos.

La “fuerza de voluntad” en “Willpower” no es un misterioso “libre albedrío”, sino una circuitería cerebral que funciona con glucosa, tiene una capacidad determinada y opera según reglas que los científicos pueden dilucidar. No es una especie de fantasma en la máquina, sino parte de la misma máquina.

En fin, aquí hay algo sólido que puedo unir también a otras reflexiones y que puede ayudar a fortalecer al pez sabio que sin duda (bueno, alguna) tengo dentro.

6 comentarios:

Antonio dijo...

No sé por qué el libre albedrío debería considerarse como una especie de fantasma en la máquina. Somos nosotros mismos.
Lo importante aquí es aclarar que el contenido de este artículo es esencialmente contradictorio con el otro, orientado hacia la "disolución" de la responsabilidad personal.
Alguno(s) de ustedes debería(n) empezar ya a decidirse por algún criterio de discriminación.
No parece serio estar a una cosa y a la contraria.
Un saludo.

Anónimo dijo...

No es contradictorio. Es autoirónico, eso sí. Y no pode(mos) decidirnos por ningún criterio de discriminación como quien elige dos colores. Por lo que yo coligode lo que se puede conocer en el nivel acutal de la ciencia es que hay una pequeña franja de maniobra. Pero aunque sea pequeña, ha dado para impulsar y sostener las sociedades humanas.

Teresa

Blas dijo...

Yo no sabría decir si es autoirónico, pero los dos artículos apuntan sin duda en direcciones opuestas.
Más serio parece este segundo que el primero, el de un genetista con vocación de legislador.
Zapatero a tus zapatos.

Blas dijo...

No sabría decir si es autoirónico pero sin duda ambos artículos apuntan en direcciones opuestas.
Más serio me parece este segundo que el primero, el de un genetista con vocación de legislador.
Zapatero a tus zapatos.

Manuel dijo...

Más sobre el mismo tema:

http://manuelalvarezlopez.blogspot.com/2011/09/willpower-circuit-jonah-lehrer.html

http://manuelalvarezlopez.blogspot.com/2011/09/focusing-on-focus-jonah-lehrer.html

Mujer-Pez dijo...

Manuel. puedes mandarme un correo? Te he buscado en facebook, donde sé que estás y no debo dar los datos correctos

mujerpez@gmail.com