Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

obis pillos

lunes, 9 de febrero de 2009

Este pájaro dice que se guía "por las evidencias". Se nota la práctica que tiene.

La mejor vacuna para tipos así es Michael Shermer. Su "Por qué creemos en cosas raras" dedica una buena parte al negacionismo. Se debería leer en los colegios. Propongámoslo para una Educación para la Ciudadanía que realmente quiera dar instrumentos para el análisis crítico y el librepensamiento.

9 comentarios:

Abate Marchena dijo...

La vacuna solo tienen efectos antes de la infeción. Una vez infectado hay que recurrir a defensas más expeditivas.

Hay personajes que a pesar de estar vacunados olvidan el riesgo y persisten en el error.

Si matas publicamente un toro de acuerdo con unas reglas preestablecidas que te ayudan al éxito, debilitado por el dolor y el ambiente extraño; a eso los irracionales "aficionados" le llaman "ARTE" (¿).

Eduardo dijo...

Uno de los rehabilitados por Ratzinger.

Pero sorprende un poco ese súbito interés por las "evidencias" históricas. Podrían seguir analizando las evidencias sobre milagros, o sobre la misma existencia de Jesús.

Loudsoul dijo...

Todo es mucho más grave, y más sencillo al mismo tiempo. ¿Por qué sociológicamente toda creencia religiosa -el Catolicismo, sin ir más lejos- no está situada al nivel de las proclamas del reverendo Moon, o el avistamiento de ovnis? ¿Por qué se refieren los medios de comunicación a algunas sectas como "destructivas" y nunca incluyen en el grupo al Islam o al Cristianismo, por ejemplo? ¿Por qué, más allá de "creer en cosas raras", otorgamos un poder inmenso a los que las defienden, como por ejemplo a unos tipos vestidos de púrpura o de negro que pretenden imponer formas de vida -y de muerte- que recuerdan en todo a los experimentos inhumanos del Dr. Mengele? ¿Por qué tipos así son considerados "respetables" cuando deberían ser objeto de persecución legal por sus presiones a gobiernos democráticos para subvertir leyes adoptadas democráticamente?

Freman dijo...

No es sólo el Williamson de las narices, sino que otro lefebvrista se une al coro de los miserables.

A mí me llama la atención el "descuido" de Pepe Erre, el pobre, que permitió la rehabilitación del tal Williamson. Me llama la atención por el contraste con el cuidado que tuvo el mismo Pepín para no rehabilitar en su momento a Galileo, individuo sumamente peligroso y controvertido, como todos sabemos.

Brian dijo...

Es off-toppic, pero bueno, para animar un poco la reunión:

He leído hoy que habéis fichado a Trias de Bes. ¿Debo felicitaros o daros el pésame?. ;-)

Juan Poz dijo...

Cuando las encuestas suben, los náufragos nos avistan y quieren hacer valer valías de supervivientes... De momento, el partido sigue sin congreso constituyente y se va pareciendo cada día más a una galería de notables. ¡Espero que no acabemos en galería de nobles...!
P.S. Mujerpez, ¿tiene algún correo al que dirigirle una cuestión ajena a estos posts? Se lo agradecería.

Mujer-Pez dijo...

Brian: sí que es un off-topic, pero le respondo. Hace varios meses (yo aún estaba en la coordinadora) este señor se afilió con toda discreción. Eso ocurrió mucho ants del mitin de Rosa diez en el Ateneo, al que acudió.
lo que ignoro es por qué se habla ahora de eso.
Este es un partido abierto, Brian. Vamos, hasta usted cabría :-)

Mujer-Pez dijo...

Por supuesto, Juan: mujerpez@gmail.com

samuel dijo...

La indecencia disfrazada de inocencia. Me dan asco y me da asco el mundo en que vivo.