Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

ética y estética

viernes, 14 de marzo de 2008

En su artículo de hoy en El Mundo Arcadi Espada habla sobre lo que él llama “la primacía del ser”, esta representación de una esencia, ese convertirse en icono que sufren o disfrutan (según como les vaya) algunos partidos o representantes políticos. En las elecciones norteamericanas luchan por la hegemonía en el partido demócrata no dos personas que defienden unos principios o unas propuestas políticas, sino una mujer y un negro. Arcadi dice que, en el caso de España, esta “primacía del ser” es una “de las razones por las que el Partido Popular pierde las elecciones”. El PP pierde porque es “la derecha” y no porque defienda un modelo tradicional de familia, porque un amplio sector dentro de él mantenga posturas religiosas reaccionarias, porque defienda una educación basada en el mérito y el esfuerzo al estilo tradicional o sustente una orientación nacionalmente más cerrada respecto a las políticas de inmigración. No, no es esto. Si fuera esto también perderían votos Convergencia o el PNV. Lo que ocurre es que se ha creado un estereotipo y funciona. Ojo, y es transnacional.

Yendo a lo local, Ciutadans, desde su concepción, siempre tuvo complejo de culpa de su mestizaje, de su transversalidad (¡cómo sufrían muchos con este término!). ¿Qué dirán de nosotros, clamaban? Ahora ya es oficialmente un partido de izquierdas y ayer aún me decía alguien que son un claro partido de extrema derecha. ¡Qué más da! Hay cosas que pertenecen al cliché de la derecha y no tienen nada que hacer. Lamentablemente, si uno defiende la unión de todos en España o el bilingüismo será siempre de “extrema derecha” para el adversario o para el pacato. Mal negocio hizo Ciutadans que, a la vez que echó por el sumidero el agua sospechosa de transversalismo de su partido, también se le coló por ahí lo verdaderamente importante y lo que le daba sentido: el bebé del corpus de ideas políticamente incorrectas que le dieron vida.

Este es uno de los retos de UpyD que, naturalmente, tendrá que defenderse de lo mismo. Hace unos días, tomando unas copas con unos amigos, un socialista del PSC de muchos años de militancia y cargos públicos, me decía que el problema más grande que teníamos en UpyD era esa falta de definición, para él tan importante. Le pregunté por qué y me dijo que tenía que saber si un partido defiende a los pobres antes que a los ricos, o al débil antes que al fuerte. Parece que eso se garantiza con una etiqueta. Le dije que no hay ser humano digno de esa categoría que no lleve dentro de sí unos valores básicos y elementales. No entré a discutir si algunas veces hay ricos que tienen más razón que un pobre o que a veces es difícil determinar quién es el débil o si por serlo se justifica lo que haga o diga.

Lo que más me admira es esta necesidad de ponerse en el lado de los buenos homologados (por ellos mismos). ¿Para tener a alguien ante quien sentirse superior? ¿Para no ser señalado como sospechoso? Creo que existe en todo esto una cuestión estética antes que ética. Hay una nebulosa de principios y creencias que se vincula con la juventud, etapa de la vida con la mirada y el corazón limpios, otro tópico. Todos deseamos mantener esa juventud y el botox puede darse de la mano con el pañuelo palestino e ignorar que la población de Sderot ha de vivir en los refugios porque los cohetes “artesanales” de Hamás no les dejan salir a la calle ni ir a trabajar ( no existe, por cierto, prensa de izquierdas que mencione estos detalles nunca)

Una vez, si no recuerdo mal, hablé en este mismo blog del aspecto cool que mostraban en el juicio por el asesinato de miguel Angel Blanco Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote' e Irantzu Gallastegui, 'Amaia'. No sé colgar fotografías, si es que lo permite este programa. Pero vean esta imagen
y esta y esta . Vean el bigotillo mega guay de él, los bracitos musculados y el ombliguito al aire de ella y el aire de buen chico de pueblo de la víctima.

La necesidad de conformidad de algunos, de estar en el lado de la gente enrollada (la que viste de coña, que se manifiesta solidaria, que va a hacerse fotos con los niños de Etiopía, que habla de diálogo, que ha sabido hacerse con lo mejor de los dos mundos, el del capitalismo y el del socialismo; que sabe soportar que un partido político y sus votantes sean apartados incluso de pactos políticos y deshumanizados en los carteles de las campañas electorales; que sabe atraer a artistas e intelectuales (como un Bardem que dijo públicamente en la entrega de un premio en EEUU que Bush era algo así como la bestia)) eso mueve votantes. ¿Hasta dónde y cuándo? Hasta que la economía, la corrupción, el malestar social o un peligro en el horizonte alteren el orden de prioridades. O por una ilusión de cambio real. Por lo que respecta a un partido como UpyD su fuerza es mantenerse anclada en los principios que le han atraído esos 300000 votos inconformistas.

4 comentarios:

Huno dijo...

Lo de colgar imágenes es bastante fácil, hay un icono en el cuadro de composición de mensajes, sólo hay que hacer clic ahí y copiar la dirección en el cuadro que se abre. También se puede escribir, como cuando se pone un enlace

<img src="http://external.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2006/06/30/1151659794_1.jpg">
</img>

Así saldría una de las imágenes recomendadas.

Respecto a la cuestión de los pobres y ricos el sociata tiene razón, ningún partido debería desentenderse de eso ni tomarlo como una cuestión que se puede compartir con el adversario. Lo que pasa con la izquierda es que parte de presuponer la oposición entre los pobres y los ricos y ahí cuela muy oportunamente la necesidad del agente de justicia que redistribuye. Es decir, lo que un partido o cualquier activista político no puede hacer es aceptar esa oposición sin evaluarla y remitir a los valores íntimos de cada persona.

La discusión con la izquierda podría plantearse a partir de esas preguntas: ¿es el modelo socialdemócrata-estatista el que más conviene al bienestar de la mayoría de la gente? ¿Cuántos recursos públicos se gasta la izquierda en promover su ideología cuando está en el gobierno? ¿Eso ayuda a los pobres a vivir mejor?

En la realidad el crecimiento de la economía favorece a los pobres pero puede quitar poder y recursos a los políticos de izquierda, que necesitan explotar esa oposición ricos-pobres para reinar y prosperar. Creo que el partido transversal se hace irrelevante si no puede contestar a esas cuestiones.

El resultado en votos es excelente, pero creo que de parte de muchos que militan en UPyD hay demasiada fe en el discurso socialdemócrata. El optimismo con que se encara la "Educación para la ciudadanía", por ejemplo por parte de Savater, es muy diciente. Será muy difícil evitar que una asignatura semejante no se convierta en adoctrinamiento buenista y siempre escorado hacia la ideología típica de los gremios docentes. La idea de una educación libre y privatizada (aunque pagada con recursos públicos, como proponía Milton Friedman) sugiere la posibilidad de que a los niños los "eduquen" en supersticiones que aprueban los padres. Pero ¿no ocurrirá lo mismo con la libertad de prensa? No hay que suponer mucho para saber en qué terminará la bendita asignatura, ¿qué es la escuela pública en el País Vasco y Cataluña sino una cantera de gudaris?

A los políticos de izquierda leales a los pobres que los enriquecen habría que repetirles aquello que dijo Fraga del PSOE por allá en los ochenta: aman tanto a los pobres que en pocos años ya habían creado un millón de pobres más.

Anónimo dijo...

Gracias, Huno (por todo)
M-P

Anónimo dijo...

Quizá es que no he evaluado lo suficiente o que estoy antiguo, pero yo sí creo que hay cierta oposición entre los pobres y los ricos. A los ricos les interesa menos que la riqueza se redistribuya, y a los pobres les interesa más.
En cuanto a lo de "Cuántos recursos públicos se gasta la izquierda en promover su ideología cuando está en el gobierno? ¿Eso ayuda a los pobres a vivir mejor?" es pura demagogia. A igual decencia, la derecha se gasta lo mismo, evidentemente.
En saber cuál modelo es el mejor para la mayoría, en elegir entre la socialdemocracia y el laissez faire, es precisamente en lo que se centra el debate entre la izda y la derecha responsables, desde que existen en el mundo moderno. Venir ahora a pedir que se siga centrando en ello es un poco vacuo. Si lo que pretendía era decir que en nuestro país ni la izquierda ni la derecha tienen demasiado nivel, en eso estoy totalmente de acuerdo.
Y respecto a la asignatura de educación para la Ciudadanía, no recuerdo haberle leído nada "optimista" a Savater. Se ha limitado a defender que una asignatura así es necesaria, sin que haya dejado nunca de preocuparle que se convierta en adoctrinamiento buenista (véase "El valor de educar"). La enseñanza de la Historia también puede llevar consigo un importante grado de adoctrinamiento, pero de ello no se deduce que no tenga que impartirse.
Un saludo.
D.

Anónimo dijo...

La Barbat ya lo ha hecho. La pela es la pela.

Barbat ha borrado de su blog todos los comentarios que hablaban de CdC,y de los gastos que Barbat realiza cuando va a Madrid. Cuenca y San Sebastian; Tren, Hotel, Desayuno, merienda y cenas.

¿Lo paga la Barbat de su bolsillo? O ¿lo paga con dienro de la asociación CdC?

La persona que lo tiene que saber es Almudena Semur , cuya fotografia sale en la web de CdC como responsable de las cuentas de CdC.

Almudena Semur, ¿quién paga los gastos de Maria Teresa Giménez Barbat ?

María Teresa Giménez Barbat, usted ha suprimido el comentario que denunciaba que usted esta conduciendio la asociación CdC hacía el escepticismo y el ateismo, en vez de ser fiel al primer y el segundo manifiesto de CdC, motivo y fin de CdC.
En vez de eso, usted está reconduciendo la asociación, junto a March, y otros, hacía la lucha reivindicativa del movimiento ESCÉPTICO, y está engañando a los socios de CdC.
CdC no nació para que usted reivindicara el movimiento esceptico,o para su promoción personal como escéptica y atea.O como trampolín para su ascenso en política, al mejor estilo Catherin Deneve (fria, distante, altiva), pero a la española, o a la catalana, que será más de su gusto.


Es usted un chanquete-hembra.


María Teresa Giménez Barbat, se dice, se comenta, que era la única de los promotores que cobraba un sueldo cada mes hasta que CdC se convirtio en C's. Y que casualidad que al poco tiempo, escasos 3 meses sin sueldo. La Teresa retoma la marca CdC. Y ahora sabemos porque.

Nuevamente la señora Almudena Semur, tiene la respuesta de si, o si no cobraba un sueldo mensual María Teresa Giménez Barbat,ya que Almudena _Semur también era la responsable de las cuentas en CdC anterior a C's.

Almudena deje usted de ser un pulpo de roca santanderino, que ya estamos más que cansados de pulpos y chanquetes...A usted también ya le hemos visto todo lo que hay que ver, porque usted muy casualmente siempre está cerca de la Barbat, y usted sabe toda la verdad económica del primer CdC y del actual CdC.
¿Va a seguir callando?
¿Va usted a ser trigo limpio por una vez en su corta, pero densa trayectoría política?


Almudena, usted sigue la máxima que dice que en política, vales más por lo que sabes (y callas), que por lo que eres.

Mire como se lo está pagando ahora su amiga, la escéptica.