Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

no más limosnas (díselo a Bono)

jueves, 13 de septiembre de 2007

El amigo Arcadi me avisa de la aparición de un libro sorprendente del que se da cuenta en El País. Se trata de A Farewell to Alms y el autor es el historiador de la economía en la Universidad de California, Gregory Clark. Su tesis: la Revolución Industrial fue el resultado de un cambio en determinadas pautas culturales que llevó a la creación de la economía moderna. Es realmente revolucionario (por lo poco revolucionario que resulta ser): Clark sostiene que los valores de clase media, como la no violencia, la alfabetización, unas jornadas laborales prolongadas y la voluntad de ahorro están en la base de la nueva prosperidad. Al final resultará que papá tenía razón. Thomas Sowell viene diciendo lo mismo de los motivos reales de las diferencias socio económicas entre negros y blancos en EEUU: que son culturales y que los que tienen interiorizados esos valores, además de familias estables, logran los mejores resultados. Entre ambos autores, se cargan los fetiches más queridos del socialismo y de la teoría de los efectos a larga distancia de la esclavitud y del racismo inveterado del blanco.
Así que, a la luz del conocimiento que nos llega, habría que empezar a cambiar los tradicionales tópicos con que se encaran las soluciones para los colectivos desfavorecidos: posiblemente habrá que atacar algunos rasgos culturales además de poner parches de dinero. Las limosnas pueden crear pobres.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gotigoti dijo,
¡Saludos.M-P! Espere que la tourneé le fuese bién.
Dedicado al santurrón no pago impuestos Bono:Africa to Bono "Go home" Notaids.com 3 julio 2007.
Y ahora un excelente artículo sobre la cultura negra en USA:In the heart of freedom,in chains, por Myron Magnet, en Cityjournal Summer 2007.

Sergio dijo...

Me entero ahora de que los negros no quieren alfabetizarse. Aunque eso explica que sus escuelas sean tan malas. Eso debe de ser lo que pasa con los inmigrantes aquí.

No es lo mismo trabajar jornadas prolongadas con un buen sueldo y perspectivas que hacerlo de cajero del Carrefour.

Eso si, qué tranquilizador debe de ser creerse estas cosas. Pero amiga esto no es revolucionario (por novedoso), es la derecha liberal de toda la vida.

Muy interesante y apropiado es el artículo de Cayetana Álvarez en El Mundo. Explica que no hay que acomplejarse por hacerse de derechas.

el chico subliminal dijo...

"el autor es el historiador de la economía en la Universidad de California"

¿El historiador? ¿Sólo tienen uno?

"Es realmente revolucionario"

¿Revolucionario? ¿Decir que lo determinante son las condiciones morales y no las materiales? Bueno, que yo sepa, Karl Marx se autodenominava materialista por contraposición a los idealistas, que eran precisamente los que defendían esa tesis tan revolucionaria, por allá el siglo XIX. Ese tal Gregory llega a la revolución con varios siglos de retraso, por lo que se ve.

En fin...

Mercutio dijo...

A mí lo que me resulta tranquilizador es saber quién tiene la culpa. La derecha liberal.

Mmm... lo escribo y me entra un sueñito... qué paz...

Anónimo dijo...

Vivan las sardinas en lata !!!!.
Las come el m�s rico de Espa�a, ese que viaja en business...

Anónimo dijo...

Gracias, goti-goti. me lo apunto para leer.
M-P

Anónimo dijo...

Es lo que tiene ser autodidacta:

Bertrand Russell sostenía que las únicas revoluciones que habían entrañado un cambio tecnológico lo suficientemente importante para modificar profundamente la vida de los humanos, son dos y sólo dos (hasta la fecha):
-La revolución de la agricultura: entiéndase, el paso de la vida nómada a la vida sedentaria, y, por ende, el inicio de lo que conocemos, desde los sumerios, como civilizaciones, y
-La revolución industrial, que tuvo por efecto, entre otros, la aparición de la civilización urbana.

¿Qué, Teresa? ¿Vamos a seguir tildando de "realmente revolucionarios" los libros que cada dos por tres publican los desmemoriados gringos?

Anónimo dijo...

Si son gringos y desmemoriados, ¿Cómo -dios mío- van a ser revolucionarios?; ni cualquier otra cosa positiva... lo que hay que oir, leyendo en vez de juzgando a ciegas, como debe ser... autodenominaba es con B, chico subliminal, ¿ve qué razón tiene la señora?