Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

alto: la lengua o la vida

lunes, 24 de septiembre de 2007

La diversidad cultural del planeta está mucho más amenazada que el patrimonio natural dice este artículo , y que una lengua muere cada dos semanas. Bien, es algo muy triste. Pero es consecuencia del progreso, de la modernidad, de la globalización y, sobre todo, de hacer más el amor que la guerra. Todo no se puede tener. La alternativa la señala también David Harrison, uno de los autores de la investigación: "Pero los números no lo son todo - puntualiza-. Algunas lenguas son muy pequeñas, pero si están aisladas no se extinguirán. En cambio, otras bastante grandes, quizá como el catalán, pueden estar en peligro.” Exactamente, con el aislamiento (la pobreza, la ignorancia, el estancamiento o la protección en alguna reserva) de los hablantes la lengua y las costumbres de esos grupos no se perderán. Eso sí, ganará la lengua pero perderán los que la hablan. Cataluña tiene la lengua amenazada, pero los infelices poseedores de una lengua aislada seguramente se cambiarían de lugar con nosaltres els catalans.


*


Existen dos errores básicos en la polémica sobre el empleo de tratamiento farmacológico para los delincuentes sexuales cuando abandonan la prisión. Por un lado, esa barbaridad de llamarlo “castración química”. El que inventó el nombre quería un titular no una solución. El segundo, enmarcar la agresión sexual puramente en la guerra de sexos como una expresión más de la dominación machista y patriarcal. La falta de conocimiento científico lleva a suponer que el deseo y la visión de la mujer como un ser que dice que no cuando quiere decir sí es algo que se da “en la mente”, desligado de unas hormonas que se cree que actúan simplemente por debajo de la cintura. Es por eso que algunos de los profesionales (psicólogos o responsables de políticas penitenciarias) opinan que ese tratamiento no soluciona el problema porque tienen más fe en algún tipo de terapia que incida en la voluntad o el convencimiento. ¿Es que no escuchan a los violadores? Este es le resultado de ciertas pastillas blacas:"Nunca en mi vida he estado mejor. Por el día ni me acuerdo del sexo y por la noche tengo pesadillas donde me remuerde la conciencia". Ignoro si es la solución definitiva, pero parece muy sensato probarlo. Hasta usa la dichosa palabreja:" Si me hubieran castrado, no habría vuelto a violar".


*
Fuera con ellos.

¿Cómo podemos tener un gobierno que cuenta con tipos capaces de decir que « «la violencia es un concepto muy relativo» y quitarle importancia a la actividad de una banda terrorista porque «causó una sola muerte en quince años de existencia y encima fue accidental»?

19 comentarios:

Leonor Alcántara dijo...

Muy buena la imágen del progreso y la modernidad como hacer más el amor que la guerra.
Es que esa manía de que la gente se quede donde ha nacido haciendo lo mismo de siempre sin dejarse influir, me parece horrorosa. Con lo bien que nos sientan las mezclas, los descubrimientos, aprender de los otros... comer, beber, amar, en idiomas diferentes!
Claro que en vez de ver las pérdidas podríamos fijarnos en las evoluciones. Una cosa es ser conservador y otra muy distinta ser inmovilista.

Saludos
Leonor

Anónimo dijo...

Gotigoti dijo,

sobre el tema de la lengua recomiendo este demoledor artículo de Kenan Malik: Let them die. kenanmalik.com.

Butzer dijo...

Hola,
lo peor de todo es que a quienes levantamos la voz en contra de esas barbaridades, en contra de los que justifican la violencia; nos llaman anticatalanes.
Como siempre, el nacionalismo y su victimismo. Pero el problema está en que los que deberían no entrar al trapo, lo han hecho. Y por tanto, les están dando la razón de una forma u otra.
Saludos.

Tineo dijo...

El lenguaje hablado y escrito es un (el) método de comunicación entre las personas.
Salvo para los políticos que viven de reivindicar absurdos, para los demás la lengua sirve para entenderse.
La comunicación para ser válida y útil, debe tener dos características eficacia y eficiencia, sino no las cumple al cien por cien, es sólo cuestión de tiempo su desaparición y la lengua catalana es ineficiente.
Debemos, como bien dice mujerpez, o estar en la pomada o tener lengua propia siendo pocos (pero para ello hay que retroceder al neolítico).

Oriana dijo...

Estupendo el artículo que recomienda, gotigoti. Muy parecido a lo que postulaba el malogrado Juan Ramón Lodares, a quien, por cierto, se le rindió un emotivo homenaje en Barcelona hace dos años.

Es curioso que quienes defienden el herderiano y racista postulado de que las lenguas configuran el alma de los pueblos, sean los mismos que tan ansiosamente desean levantar nuevas fronteras. El culto cuasi idolátrico a ciertas lenguas propias está en la base de esa creencia (creencia acientífica y magufa, of course).

Desde el punto de vista mítico, la diversidad lingüística es un castigo divino. Hasta el mismo Dios se sintió amenazado ante el poder del género homo unido por una sola lengua.

Desde mi punto de vista, la diversidad de lenguas es la constatación real de la separación y el aislamiento de lo que fue, durante muchos milenios, una especie demográficamente débil y defensivamente mal equipada, obligada a recorrer decenas de miles de kilómetros desde su origen para sobrevivir. Cual efecto boomerang, esa misma diversidad se convirtió en fuente de mutua desconfianza, desprecio y desconocimiento. Y, con el desarrollo de la función simbólica, en representación del alma de la tribu. Y así nos va. Inaugurando galescolas.

Me uno a lo que todavía es un susurro cada vez más numeroso y rumoroso: Let them die.

Tineo dijo...

mujer pez te llego mi mensaje?

"el Primo" dijo...

El problema de fondo es que el nacionalismo provinciano pretende sabotear el progreso de la humanidad, que pasa por hablar todos una única lengua y la desaparición de todas las demás -- todos sabemos que cualquier otra posibilidad es absurda; hablar más de una lengua es de tontos, sólo sirve para acabar confundido y loco y perder toda perspectiva de lo que importa en la vida. Pero al nacionalismo, en el fondo, le importa una mierda el progreso de la humanidad. Lo único que le importa al nacionalismo son los derechos colectivos (una entelequia); pretenden preservar su propia identidad colectiva en vez de sustituirla por otra identidad colectiva que no es la suya... ¡Qué ocurrencias!

oskar dijo...

Tineo dice que la lengua catalana es ineficiente
Por que ?
Yo me comunico en catalan de una forma IGUAL de eficiente como en castellano.
Quiza querias decir prescindible ,ya que todo el que habla catalan entiende y habla el castellano.
Esta bien que alguien (mujer pez) reconozca que el catalan es una lengua en peligro, ya era hora!! ,por que hasta hoy quien decia esto se le tachava de nacionalista sin tener por que ser-lo.
La situacion del peligro de extincion del catalan es un hecho estrictamente objetivo, que nada tiene que ver con ideologias ,por el hecho de ser prescindible i innecessario aprender-lo.
La gente que no tiene el catalan como su lengua materna ,en su mayoria no hace el esfuerzo de aprender-lo ( a hablarlo correctamente, por que si lo suelen entender ) por que ya existe el castellano que, o es su lengua materna, o es la que aprenden por razones practicas.

schultz dijo...

Yo en esto tiendo a la ortodoxia bíblica: Babel fue un castigo.
Precisamente hoy, un importante catedrático dice en El Correo:

"Con la mitad de lenguas en peligro de extinción, ¿merece la pena realizar esfuerzos ímprobos por garantizar la supervivencia de idiomas que habla poquísima gente?

-Sí. Es tan importante una comunidad de 300 personas como una sociedad de 200 millones. La pérdida de una lengua milenaria nos empobrece a todos."

En fin, el lingúista es él, no yo.

Un saludo, mujer pez, y a ver si se pasa más por las arcadianas tierras. Se la echa de menos.

Anónimo dijo...

Amigos: no puedo entrar en la p�gina de kenam malik, lo pruebo desde ayer. Alg�n amigo mio lo ha probado tambi�n y tampoco �alguien puede enviarmelo a mujerpezarrobagmail.com?

Gracias

M-P

Tineo dijo...

oskar creo que tu mismo te has contestado.
mira en el diccionarios eficiencia y eficacia y seguro que terminas de comprenderlo.

oskar dijo...

Despues de leer (y comprender )la definicion de eficacia me reitero que el termino no es eficiente si no prescindible .
Segun el primo :hablar más de una lengua es de tontos, sólo sirve para acabar confundido y loco y perder toda perspectiva de lo que importa en la vida.
Espero para el bien de la humanidad y que asi no terminemos todos locos que pronto dejemos de usar este idioma ineficaz q es el castellano para pasarnos todos al ingles (ya puestos a hablar solo una lengua que sea el ingles,la mas eficaz!) y dejar de ser todos unos tontos .

sarónico dijo...

DOS PROBLEMAS DEL GALLEGO (Y DEL VASCUENCE Y DEl CATALÁN)

El terco intento de los separatistas por oponer sus idiomas regionales al español común o castellano, e imponerlos a toda costa, además de ser antidemocrático y antihistórico, y de hacerse como un robo, es decir, con el dinero de todos los ciudadanos aunque no compartan ese designio, choca con dos obstáculos importantes. En primer lugar, el ámbito exclusivamente regional de esos idiomas, unido a su falta de valor utilitario, por cuanto cualquier persona puede desenvolverse allí en la lengua general de España, que todos hablan junto con la regional y como lengua también propia. Pero, por supuesto, en la conservación de un idioma no pesan solo argumentos de tipo utilitario, sino también otros de índole emocional y cultural que deben ser tenidos en cuenta.
Culturalmente, los tres idiomas ofrecen al forastero un interés poco acentuado, porque los gallegos y los catalanes han preferido elaborar lo más y mejor de sus literaturas en el español común. No digamos los vascos, cuya preferencia literaria por el castellano es casi absoluta, no en vano se les conocía y se reconocían ellos mismos como castellanos, en otros tiempos. Ello no quita para que las literaturas en vascuence, más en gallego y más aún en catalán, tengan un mérito considerable y atraigan bastante atención.
Sin embargo ese mérito decrece desde hace tiempo, ya que dichas literaturas regionales vienen deteriorándose por el influjo del nacionalismo. Nadie en su sano juicio aprendería los idiomas regionales para tragarse esa verborrea menos que mediocre, y a menudo francamente pestífera. Julián Marías recordaba cómo llegó a sentir cierta inquina al alemán cuando los nazis lo utilizaron para su demagogia. Triste destino tendrían esas leguas si hubieran de limitarse a servir de vehículo a las torpezas y barbaridades separatistas.

ª dijo...

Mujer-pez, Arcadi incorpora el link hoy, que reproduzco:

http://www.arcadi.espasa.com/mt-static/Opinions%20%27Let%20them%20die%27%20by%20Kenan%20Malik%20%20Prospect%20Magazine%20November%202000%20issue%2057.mht

Saludines.

sarónico dijo...

Querido y admirado profesor
No habiendo tenido la dicha de ser alumno suyo, no obstante me he sentido profundamente concernido por las ejemplares estocadas con que ha hecho usted prevalecer las razones y el talante carolingio que nos distingue sobre las expresiones, sin duda bien intencionadas, no digo que no, pero inevitablemente burdas, de los tales Carballeira O´Flanaghan, Aixa Modrejón Cogolludo y otros personajes por el estilo, que rezuman envidia malsana a Cataluña, aun si debemos apreciar su común y buen deseo de emanciparse de la repulsiva España. Yo, señor Bofarull i Bofarull, hago país, como usted, allí donde voy, y defiendo las esencias catalanas como nos recomendaba uno de los padres del nacionalismo catalán: “El nacionalismo catalán tiene por Dios a la Patria”. No más, pero tampoco menos, y lo digo declarándome ateo como lo es hoy día cualquier persona con dos dedos de frente.
Se lo digo porque en un viaje a Grecia que he hecho este verano he podido comprobar la profunda impronta de nuestro idioma y cultura en aquel alejado país del Mediterráneo, tal como el año pasado lo comprobé viajando por Suecia y Noruega. En dos palabras, señor Bofarull, nos conocen y nos admiran, tanto por nuestra cultura humanista y científica como por nuestra lucha heroica y ancestral por liberarnos del africano opresor españoleitor. Se lo comunico así, estimado señor Bofarull, porque es la verdad y porque entre nosotros, nacionalistas catalanes, no tenemos por qué disimular con falsas modestias lo que por otra parte es una evidencia.
Cómo olvidar la visita a Delfos, donde, con la habitual desfachatez o falta de tacto, nos incluyeron a varios catalanes con un grupo de españoles, como si fuéramos unos españoles más… Yo, se lo digo tal cual, no crucé una sola palabra con los españoleitors, y si me decían algo les contestaba en catalán bien cerrado, o me inventaba palabras para que no me entendieran, pues considero que hay que darles en las narices a nuestros opresores, mantener la lucha contra ellos en todos los niveles y en todas las ocasiones, sin darles un minuto de tregua. Pues, como le decía, el guía se empeñaba en hablarnos en castellano y yo, ya cabreado, me fui a él y le dije: “Oye, tío, que aquí algunos no somos españoles y queremos que nos hablen en catalán”. Se lo dije primero en inglés, pero al parecer no me entendía o no quería entenderme, así que no tuve más remedio que repetírselo en el jodido lenguaje de nuestros opresores. Bueno, pues no se lo podrá usted creer, pero el tío va y me dice: “¡Pues haberlo dicho antes, cojones! Aquí en Grecia queremos mucho a los catalanes desde que vinieron hace siglos los almogávares a liberarnos, y siempre nos hemos sentido fascinados por vuestras grandes hazañas intelectuales y de todo. ¡Con deciros que a Jacinto Verdaguer y a Rovira y Virgili se les estudia cada vez más en nuestra enseñanza secundaria…” Pues a partir de ese momento el guía, Yorgos, explicaba las cosas primero en catalán, para nosotros, y después en castellano, para los charnegos y toda aquella gente.
Por cierto, venían también algunos vascos, y les sugerí que protestaran como yo, y que le exigiesen al guía que les diera las explicaciones en euskera, tuve que explicárselo también en el puñetero idioma español porque tampoco entendían el inglés. Y van los muy cabrones descastados y se me ríen en las narices. Me di cuenta de que hay todavía mucho vasco absurdo y atrasado, desde luego están más atrasados que nosotros, lamentablemente: mucho tiro y mucha bomba, pero luego, nada. Entre ellos seguían hablando español como si tal cosa, solo soltaban de vez en cuando unas palabras en euskera, que a mí me sabían a gloria, aunque no las entendiera, pero por mucho que les decía que siguieran, volvían enseguida al castellano. Bastante atrasados, créame, y hasta sospecho que se cachondeaban de mí, y a través de mí, de los catalanes. Claro que también debemos comprenderlos, pues no tienen una cultura humanista y científica de nuestro nivel.
Pues, como le iba diciendo, nunca podré olvidar la estancia en Delfos, con las preciosas explicaciones que nos dio Yorgos a los catalanes (no faltaban algunos botiflers, pero a esos, ni caso, ya puede usted imaginarse). Enseguida congeniamos, y nos enseñó cosas que normalmente no se explican a los turistas, como el olivo del cual se ahorcó Alejandro Magno después de una borrachera monumental, o la roca desde la que se tiró un filósofo cantamañanas llamado Aristóteles, porque le deprimía el paisaje de Delfos, o la higuera de la cual hizo Julio César su bastón de mando, con el que mató a palos no recuerdo bien si a Sócrates o a Homero, por un asunto de cuernos, parece ser. Y así otras muchas cosas sumamente instructivas, en que no me extiendo porque lógicamente usted las conocerá mucho mejor que yo.
Le hice observar que aquellas gentes tenían unas costumbres algo bárbaras, y que seguramente les habría hecho mucho bien un mayor contacto con nuestro talante carolingio, pero, claro, en aquellos tiempos no era como ahora, que en un par de horas o menos sales de Barcelona y te colocas en Atenas. Viajar era más difícil y más arriesgado, además eran más pobres, y pocos podían pagarse un billete de Delfos a Cataluña. A mí me extrañó lo de Aristóteles, porque no veía yo cómo el paisaje de Delfos podía deprimir a nadie en su sano juicio. Seguramente al tío se le había reblandecido algo la mollera, de tanto filosofar. Era un paisaje bastante imponente, lo admito, no tanto como el de Montserrat, pero que no estaba mal tampoco, así que le dije a Yorgos, y le hizo mucha gracia, que si Aristóteles llega a venir a Montserrat, ya es que no se tira de una roca, es que se muere de un infarto con solo verlo. Por cierto que aproveché para hablarle largo y tendido de Montserrat, y Yorgos prometió que el año próximo se acercaría por allí. Porque si nosotros vamos a Grecia a soltar nuestros euros, que vengan ellos a Cataluña a soltar los suyos, vamos, digo yo. Ya ve usted cómo no desperdicio ocasión de hacer país.
Y aquí corto, admirado profesor, porque me doy cuenta de que me alargo demasiado y no quiero aburrirle. Me gustaría que hiciera usted circular este pequeño testimonio de patriotismo y de apoyo en su noble campaña de clarificación que podríamos titular “¡todos juntos contra el imperialismo español, pero no revueltos!”. Necesitamos auténticos líderes intelectuales como usted”.

Garven dijo...

Por si éramos pocos, apareció el leonés.
Les dejo un enlace a un artículo:
http://www.lainsignia.org/2007/septiembre/cul_029.htm

Anónimo dijo...

Gotigoti dijo,

M-P, ya se puede entrar en la página de Kenan Malik, Yo también he tenido problemas para conectarme a ella. La tengo en la barra de favoritos desde hace tres años y considero que es uno de los mejores articulístas anglosajones, Tiene artículos sobre todos los temas que se tratan aquí, incluido uno sobre el libro de Pinker La Tabla Rasa.

Anónimo dijo...

Gracias goti-goti.
Schultz ¿es usted delas arcadianas tierras? es que yo me hago cada lío...
M-P

Eulalia dijo...

Sí, M-P, Schultz es él.

Mire sus frases recortadas, el disparo como un despiste, la bala suspendida en el aire, quieta, como quería Zenón, esperando a que el lector la dirija hacia el sitio y por fin penetre o no.

Es él aún cuando se oculta.