Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

La felicidad, a "cortical lottery"

jueves, 27 de octubre de 2011

La felicidad. Todos queremos ser felices. La perseguimos pero, ¿hay recetas? ¿Y si no dependiera de nosotros? Jonathan Haidt, en The Happiness Hypothesis, sostiene que hay gente que ganó la “lotería cortical”. Sus cerebros fueron configurados para ver la parte buena de la vida. Vaya. Resulta que la felicidad es uno de los aspectos más heredables de la personalidad. Los estudios con gemelos indican que de el 50 al 80 % de toda la variación entre personas en su niveles medios de felicidad se explican más por sus genes que por sus experiencias de la vida.

D.T. Lykken, tras sus investigaciones, descubrió que en situaciones de normalidad parental (sin abusos ni negligencias) uno podría intercambiar a los padres sin afectar significativamente la clase de persona que acabaría siendo el niño.

Según tan sorprendente hipótesis (por lo menos, lo ha sido hasta hace muy poco) no importa qué te pase en la vida, al final siempre tiendes a un punto medio: tu nivel de felicidad por defecto en tu cerebro.


¿Acentuar lo positivo?

3 comentarios:

Manuel dijo...

Muy a lo Judith Rich Harris.
¿Recomiendas el libro?

Anita Noire dijo...

Pues vaya. Siempre nos quedará el consuelo de pensar que esa falta de felicidad es porque el cortex lo tenemos de rebajas y no porque no nos empeñemos en ello.

Mujer-Pez dijo...

El de lykken no lo he leído. Este Haidt no vale mucho la pena a menos que quieras buscar la dimensión sagrada desde la ciencia y enlazando con las filosofías mística y religiosas clásicas. Ahora hay una verdadera obsesión por ello.