Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

Zapatero ¡ven a leerlo conmigo!

jueves, 15 de julio de 2010

Zapatero dice que "va a leerse" con Montilla aquellas partes de la sentencia sobre l´Estatut que no le parecen bien de cara a ver de qué manera puede salirse con la suya.

A mí me acaba de legar un requerimiento de Hacienda porque se ve que hay alguna cosa que no puse en mi declaración del 2008 y que me va a costar unos cientos de euros. Yo quiero que Zapatero se lea conmigo esa resolución que no me encaja en absoluto. Igual que la Cataluña de Montilla "no me siento cómoda". Quiero el mismo trato. No me cabe duda que, si pone voluntaz, encontraremos juntos aquel vericueto legal que me permita salirme con la mía. E invito al personal patrio en general a exigir el mismo trato

4 comentarios:

Juan Poz dijo...

Se l'ha encomanat aviat: feta la llei...

Anónimo dijo...

Voluntaz, lo que se dice voluntaz, no les falta.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Antes pensaba que 'hecha la ley...' era un refrán de-por-para el contribuyente, resulta que no, que es para los propios legisladores...Puto país!

Juan Poz dijo...

¡Mujer al agua!, quizás haya alguien gritado cuando se haya reintegrado a su elemento en este abrasador verano, sin saber que valía tanto como gritar ¿Pez al agua? ¿Pez o peza? Antiguamente decíamos pece, lo que daría pie para la bibianada...
Un comentario rápido: ¿Leyó en El País la teoría de la Chacon como relevo "españolista" de Montilla en el PSC-PSOE, frente a los catalanistas del PSC-a secas? Me parecen tan impresentables ambos que ni siquiera se me había pasado por las "mientes", pero reconozco que tiene su morbillo, camino del gran batacazo.
Felices aguas. (Despedida, por cierto, que queda muy del XIX...)