Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

si sólo fueran intocables...

viernes, 13 de marzo de 2009

Anna Tortajada escribe en "Opinión" de hoy en El Mundo sobre la tibieza mostrada por Montilla respecto a la exigencia de subidas salariales por parte de los funcionarios precisamente en medio de esta crisis tan aguda. También señala la paradoja de que "en un mundo laboral que se rige por la oferta y la demanda, los beneficios y la competitividad, el rendimiento y la calidad del producto" la "figura misma del funcionario ya resulta chocante y fuera de lugar por sí misma en este feroz mundo del libre mercado" y que en tiempos de crisis, aún lo es más. Pero,hélas, como se sacaron en su momento las oposiciones y la plaza, "ellos y sus sueldos son intocables".

Pero la cuestión, siendo la de Tortajada una verdad flagrante, no es sólo esa. Yo conozco funcionarios de la adminstración que trabajaron mucho para conseguir pasar esas oposiciones y que merecen todo mi respeto. Lo más indignante es el caso de quienes , por ocupar una plaza de interino que un familiar o un buen amigo les procuró, tuvieron oposiciones de diseño o, por tantos caminos inconcebiblemente posibles, fueron equiparados totalmente a quienes sí se lo trabajaron.

Yo sólo he tenido una corta experiencia en la adminstración pública. Hace más de 15 años, durante tres meses estuve de prácticas en la conselleria de Cultura. Casi no tuve tiempo de conocer a la gente y poca información jugosa pude obtener, pero sin ir más allá de mi rincón de la planta X, supe que la jefe del servicio era la cuñada de Miguel Roca.Que la niña que se sentaba delante de mí era también cuñada de Josep MªVallès, rector de la Autónoma. también tuve concimiento de que todos los funcionarios de allí habían sido regularizados y declarados como tales gracias a un decreto que les ahorró el engorro de una oposición. Todo con el pretexto de determinada irregularidad en la época post Transición. No hay mal que por bien no venga. ¿Qué no hubiera conocido de seguir un poco más y de ganarme otro plus de confianza?

Sería maravilloso que alguien realizara un estudio sobre "familiares en la administración" y "decretazos sueldo Nescafé".

Ah, otra cosa fascinante era que en la mesa del Cap de Protocol hubiera aquel fastuoso taco de entradas del Liceo. No hablo de dos o tres. Ni de diez. Era un taco de los que se pueden llamar "del copón". Me acuerdo porque era una época en la que resultaba difícil conseguir entradas. Pagando, quiero decir.

7 comentarios:

Abate Marchena dijo...

Te garantizo Teresa, que si se abriera un archivo para inscribir a los familiares de los políticos catalanes que trabajan en puestos vinculado a la administración pública, -tanto catalana como española-, sería de tal envergadura que superaría al de los mormones en Salt Lake City.

Antonio Arturo dijo...

Buenas tardes, Teresa
Es curioso que siendo, como es, el nepotismo una de las principales lacras de nuestro insostenible sistema administrativo, se hable tan poco de ello.

("Power is the ultimate aphrodisiac", Henry Kissinger -citado por Ridley en 'La reina Roja'-)

manuel dijo...

Bien Teresa por tu nota. Realmente aprenderiamos mucho del examen del entorno de los trabajadores publicos aterrizados en la administración en la última década. Entre otros, el Consell Comarcal para el que he estado trabajando los últimos años, y en el que yo era el único funcionario "de carrera" las incorporaciones de los últimos años, han sido tan curiosa y mayoritariamente del pueblo de la Presidenta, socia de número de Unió Democràtica de Catalunya, que todos haciamos broma de ello. El arquitecto, coordinador de los servicios técnicos y seleccioado por concurso, abandona esta semana el trabajo despúes que un recien llegado, de desconocido origen y procedencia, ha pasado a ocupar su puesto.
Me cuenta que comian juntos el otro día en un restaurante de Lleida, mi amigo el arquitecto y el nuevo paracaidista aterrizado en los servicios técnicos comarcales, cuando acertó a pasar por allí el Sr. Josep María Pelegrí, lider en la provincia del partido de la presidenta y que los saludos y los parabienes demostrados entre el paracaidista y el Sr presidente -llamémosle así- fueron numerosos y afectuosos.

¿Alguna duda?

elbosquefantasma dijo...

Que levanten la mano los que aprobaron una oposición.
Sin puntos por interinidades (Quien hace la ley hace la trampa, y esta es la puerta de atrás).
Sobran la mitad del personal público de España.
Sobran interinos, contratados, personal laboral sin oposiciones. En Calafell (Costa Barbacoada) El tema de la plantilla de Policia Local es alucinante. Sin oposiciones, sin escuela, sin prácticas. Esto es una losa al cuello para la economía productiva. y nos arrastrarán a todos. Las Autonomías estan quebradas.

Brian dijo...

Que el clientelismo es una lacra -y una pesadas losa- en las administraciones españolas -todas: centrales y autonómicas, de izquierda y de derecha, centrípetas y centrífugas- nadie lo pone en duda (o mejor dicho, sólo lo ponen en duda los de la paja en ojo ajeno). Sólo se me ocurren dos acotaciones:

1) Cuando nos preocupamos del aumento de funcionarios periféricos deberíamos preocuparnos al mismo tiempo de que no disminuyan en la misma proporción los de la administración central.

y 2) ¿No es acaso el funcionariado (de cualquier clase y al margen de su dedicación y provecho) el único sumidero capaz de absorber la mano de obra sobrante de un mundo cada vez más automatizado?

Juan Antonio dijo...

Hola.
Yo soy funcionario de carrera de la Administración de Justicia, una de las pocas administraciones que le quedan (¿por cuánto tiempo?) al Estado, aunque para ciertas cosas es más nominal que real, puesto que las CCAA con competencias parciales trasferidas (entre ellas, Cataluña, por supuesto) ya gestionan los recursos humanos y materiales en el día a día (aunque luego le echen la culpa al Ministerio en cuanto aparece algún problema grave). Pues bien, los funcionarios titulares o de carrera hemos entrado en general (con poquísimas excepciones) a través de oposiciones puras, de cuya limpieza suelen ser ejemplo para el resto de las Administraciones, sobre todo autonómicas o locales (ay, los Ayuntamientos y las Diputaciones...).
Sin embargo, el porcentaje de interinos ha llegado a tal extremo - sobre todo en CCAA como Cataluña, en que la gente no oposita y los que vienen de fuera se acaban yendo en su mayoría - que prácticamente representan el 50% de la plantilla total, un alto porcentaje del cual no ha opositado ni una sola vez y sólo vegeta en cuanto a acreditación de méritos a la espera de que la Administración competente, sobre todo si acaba siendo definitivamente la Generalitat, les convierta en funcionarios de carrera (o titulares, decimos en Justicia) mediante algún procedimiento sumario e irregular con cualquier excusa de excepcionalidad que se saquen de la manga. Por supuesto, la formación de estos "funcionarios", muchos de ellos llegados de la calle directamente sin oficio ni beneficio, es simplemente nula, con las consecuentes en cuanto a productividad e imagen al exterior que cualquier ciudadano se puede imaginar.

Mujer-Pez dijo...

Por favor, si alguno de ustedes no tiene inconveniente, juan antonio, elbosquefantasma, manuelm póngase en contacto conmigo : mujerpez@gmail.com

Gracias