Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

los buenos y los malos

viernes, 29 de febrero de 2008

Carlos Martinez Gorriaran dice en su blog que el bipartidismo, la división de la opción de voto en dos posturas claras y cada vez más irreconciliables es una característica de la política española global, pero que eso no tendría que ser así necesariamente y pone como ejemplo a Cataluña y al País Vasco. Dice que "las sociedades vasca y catalana son las más divididas de España por el nacionalismo, y la variedad de partidos que sus ciudadanos votan expresan esa complejidad social. La complejidad que el bipartidismo intenta asesinar, precisamente."

Yo considero que el problema es exactamente el mismo. Sólo que en estas autonomías las necesidades de los políticos, que no de la ciudadanía, son otras. En España, los políticos persiguen de manera interesada intensificar la brecha de lo que una vez se llamó "las dos Españas". Pero en Cataluña todo el mundo sabe que existe el PUC (partit únic català) compuesto por todos los partidos nacionalistas, incluido y brillando con luz voluntariosa, el PSC. El cultivo de la brecha también es un cultivo local. Aquí existen los buenos y los malos catalanes y que haya un arco más amplio para votar es sólo apariencia. Hasta que ha llegado UPyD, no ha existido un partido transversal y no nacionalista que diera una opción al no nacionalista y que pretendiera superar también la dicotomía fratricida de la derecha y la izquierda. Ciutadans lo quiso una vez, pero se le comió el tópico.

14 comentarios:

Juan Poz dijo...

No sé si el PUC será en realidad una PUÇA... ¡Menudo baile de disfraces el que está provocando la cita electoral! Desde el lecho del dolor, Benet apoya a un expatriado de él, Duran. Pujol se desgañita y despela y quiere que lo detengan por catalanista... Maragall se acoge al vacío budista y propone sumirse en la blancura total, hacia la que se dirige... Y suma y sigue. De aquí a poco oiremos que Rahola votará a UPyD, que Rivera confirmará la preficha por el PP o que Roca se presentará a la alcaldía por el PSC...
Alguien ha echado alguna pócima extraña en el agua de boca que, aprovechando el sempiterno mal gusto de la condal, ha pasado desapercibida, desolida y desgustada.
¿Para cuándo, en este carnestoltes ucrónico, la inscripción en el registro del Partido Abstencionista Catalán, el PAC? ¡Hermosa lucha, entre el PUC y el PAC!
Hasta luego, me voy pitando al Registro...

Lois dijo...

Como Primo decía en el hilo anterior que nadie sabe lo que es el nacionalismo, le he dejado un comentario allí.

goslum dijo...

Tampoco dramaticemos esto de las elecciones. Lo importante es participar.

Abate Marchena dijo...

No me cabe la menor duda de que UPyD y también Ciudadanos son nacionalistas.
De un nacionalismo moderado, -culto si se quiere-, pero de una España única uniformadora en el lenguaje, y heredera de todo su pasado imperialista. Aunque sus intelectuales nieguen la irracionalidad en sus postulados.

Las naciones son todas opresoras y con tendencia a una sola hegemonía política y cultural.

Y mientras más grandes sean más cerca están de sus objetivos.

Por tanto Españas no una, sino cincuenta y una.

Lois dijo...

A ver, Abate Marchena, que me pierdo. ¿Como puedo heredar el pasado imperialista de una metáfora llamada España? Me encantaría recibir algún lingotillo despistado de Potosí, un poner. ¿Como lo hago?

Y luego un ejemplo, por lo del nacionalismo español. No sé qué tesis tendría UPyD al respecto, pero sospecho que de los que conozco muchos aceptarían con gusto esta posibilidad: una nacionalided europea para toda la UE, y que cada cual pueda estudiar en la lengua que le dé la gana, en el sitio que le de la gana, siempre que haya una cantidad razonable de estudiantes. ¿Me convierte eso en un nacionalista español?

Lois dijo...

Otra duda. Cuando viajo, mi cultura (o incultura), me sitúa en dos campos de juego: el del mundo hispánico y el europeo. Eso hace que sea más probable (solo más probable), que estando por ejemplo en Australia acabe congeniando o haciendo una amistad pasajera con un grupo argentino o con un grupo francés, que com un grupo malayo o uno de Kansas. Podría optar por Vasquilandia Tremebunda y empeñarme en que no tengo nada que ver con el mundo hispánico, y reducir con ello mi campo de juego. Pero sencillamente, prefiero lo que tengo. ¿Eso me hace un nacionalista español?

¡Joder con los nacionalismos!

Mercutio dijo...

A ver, hostia, que ya estoy hasta los cojones de tanto hablar del nacionalismo imperialista español: que levante el dedo el que, frente a la Unión Europea, prefiera más autogobierno, más independencia y más nación.

Ahora, abate, cuente los dedos.

goslum dijo...

Además, un nacionalista español es un tipo muy metódico cuando mea. De entre todas las tierras de España, siempre debe escoger Cataluña. No en vano, esta linda franja ibérica ha sido fertilizada durante 300 años por largas sesiones de lluvia dorada. Carod puede certificarlo con uno de sus trajes.

Abate Marchena dijo...

¡¡Que no se os suba la bilirrubina!!

Mira querido Lois: se heredan muchas cosas que quedan impregnadas en la memoria y que forman los sentimientos. Conceptos elaborados en la educación recibida, imágenes infantiles del entorno físico y un largo etc.
Hay sentimientos que para arrancártelos ó reelaborarlos necesitas de martillo y cincel.
El nacionalismo, machismo, y todos los ismos son conceptuados a medida que vamos formando la personalidad desde niñ@s. Una vez reeleborados, aparecen en ocasiones de manera encubierta y aveces brutal sino tienes una férrea disciplina interior.

Una buena manera de aminorar el sentimiento nacionalista sería un ESTADO fuerte en Europa.
Y digo aminorar. Es imposible acabar con sentimientos que se trasmiten en el interior de la familia y la sociedad en general.

Brian dijo...

Y, claro, a UPyD no se lo comerá el tópico.

Lo de superar al dicotomía entre izquierda y derecha me suena mucho (ya soy un poco mayor, como usted sabe), pero me gustaría que me explicara qué es exactamente eso de "un partido transversal".

"el Primo" dijo...

El señor Marchena está en lo cierto cuando dice que todas las naciones son opresoras. Toda nación es opresora y todo estado es opresor. Toda forma de gobierno es opresora, pero esto es el precio que hay que pagar para vivir en sociedad. Si no te gusta la opresión, eres libre de emigrar en cualquier momento al Desierto del Gobi y vivir alejado de cualquier otro ser humano. Sólo así -evitando todo contacto con otros seres humanos- se puede evitar la opresión.

Ahora bien, no es cierto que cuanto más grande sean [las naciones] más cerca estan de sus objetivos. Una nación no tiene un objetivo per se, salvo quizás su propia supervivencia.

Por otra parte, los supuestos "no nacionalistas" tienen el problema de justificar sus contradicciones (derivadas de negar hechos obvios). Por ejemplo: la incoherencia de ir en contra ciertos estados y a favor de otros. ¿Cómo se puede estar en contra de un hipotético estado basco, supongamos, con una constitución equivalente a la del actual estado español, y no estar en contra y promover activamente la disolución del actual estado español?

Para acabar, sólo diré que todos los supuestos nacionalistas "periféricos" en España estan encantados con Europa y con todo lo que sea pérdida de poder por parte del gobierno central, aunque sea en beneficio de otro gobierno central en Bruselas. No sé si eso los convierte en no nacionalistas.

rajoydi dijo...

Muy agudo, Brian. Yo también me estoy haciendo mayor.

Mujer-Pez dijo...

Para los señores mayores: un partido transversal (tal como lo entiendo yo y UPyD, y parecía que lo entendía ciutadans) es aquel donde la gente se reune para luchar por unos objetivos comunes, independientemente de su origen ideológico en el caso que lo tengan. Vargas Llosa y álvaro pombo pueden dar mítienes juntos.

Anónimo dijo...

Barcelona, 6 mar (EFE).- Jesús Fortea Pérez, profesor titular del
Departamento de Análisis Matemático de la Universidad Complutense de
Madrid, afiliado a Unión, Progreso y Democracia (UPyD), ha formulado una
queja ante el Defensor del Pueblo por la "falta de democracia" interna en
el partido de Rosa Díez.

En su queja, fechada el pasado 9 de febrero y a la que ha tenido acceso
Efe, Fortea denuncia que UPyD "nada más nacer ya se encuentra en estado de
excepción", tal y como "les sucede también a las dictaduras".

Fortea, que se postuló para formar parte del consejo político de UPyD,
acusa a la dirección de aplicar procedimientos no democráticos en la
elección de los órganos dirigentes del partido.

"La estructura interna de UPyD no es democrática, sencillamente porque sus
órganos de gobierno son presuntamente ilegítimos por no haberse
constituido conforme a sus estatutos", asegura.

Fortea ve vulnerado así el artículo 6 de la Constitución, que establece
que la estructura interna y funcionamiento de los partidos políticos deben
ser "democráticos".

Además, denuncia que la cúpula de UPyD ha negado incluso a los afiliados
"su derecho estatutario a proponerse" para encabezar las listas a las
Cortes, al dar por hecho que Rosa Díez sería la número uno de la
candidatura al Congreso por Madrid y Álvaro Pombo lo sería para el Senado.
EFE