Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

alienígenas

lunes, 3 de diciembre de 2007

Un día a la semana participo en el programa de Radio4 "El matí a quatre bandes". Hoy tenía como contertulio a Joan Tàpia. Joan Tàpia no es un periodista con el que tenga posibilidades de coincidir demasiado; pero esta mañana ha habido bastante acuerdo, sobre todo cuando el tema ha sido Hugo Chávez y sus circunstancias. Lo ha habido menos en nuestra valoración de la manifestación del sábado en Barcelona bajo el lema "Pel Dret a Decidir". Yo he manifestado mi disgusto al ver que las justas reivindicaciones de unos ciudadanos hartos de los perjuicios que les ha ocasionado el caos de las obras del AVE es aprovechado por convocantes sin más objetivo que una vuelta de tuerca a sus reclamaciones soberanistas. Que era una burla a la ciudadanía que estuvieran en primera fila destacados representantes de CIU, partido que ha tenido, durante años, ocasión sobrada de dedicar energías y recursos a tan fundamental destino y que ahora reclaman infraestructuras como si el mundo hubiera empezado justo ese sábado sabadete. También me he quejado del doble juego del PSC, con un president Montilla que le hace ascos aparentes a la convocatoria pero que tiene a parte de la plana mayor sujetando trapo.Y que me había parecido todo una manipulación vergonzosa de las penurias de una ciudadanía que va a denunciar un desbarajuste concreto y se encuentra pidiendo la independencia.
Mi contertulio y el moderador me han discutido firmemente mi teoría de la manipulación ciudadana. No estaban para nada de acuerdo. Y, resulta que, más tarde, leo el editorial de El País de hoy y se me quedan los ojos como mandarinas: dice exactamente lo mismo que he dicho yo. En El País. Nunca pensé que viviría una experiencia así. Cualquiera hubiera pensado que repetía sus palabras.

Pero todo falso. La cuestión es que no creía realmente lo que afirmaba en el programa.¡Qué iba a ir la gente engañada! Alguno habría. Pero no disimularon ni los organizadores, ni muchos de sus participantes, ni los medios afines sobre cuál era el juego en la demostración del sábado. Si el Avui lo decía claro el viernes pasado: convocatoria para el derecho a decidir.........la cosa. Yo, esta mañana, me movía entre el wishful thinking y una necesidad oportunista de no decir lo que pensaba de la manifestación y de los partipantes. Pero aquí, en casa, es otro asunto. O sea, que hay que ser pero que muy mezquino para exigir resolver cuestiones, que en todas partes se tratan de manera técnica o política, de forma maximalista, discriminatoria, racista, y azuzando el fantasma de un enemigo que, encima, se llama García como la mayor parte de los ciudadanos de Cataluña.De los manifestantes. Que aquello fue una manifestación contra España o, lo que es lo mismo -aunque se lo dices a ellos y parece que caen de la higuera- contra los españoles. Esos alienígenas que nos sangran.

5 comentarios:

shevek dijo...

Los antinacionalistas solemos caer a menudo en esto del wishful thinking. Solemos olvidarnos que un 95% de los catalanes son nacionalistas, lo sepan o no. Yo estoy orgulloso de ser del 5% restante, pero lo primero que tiene que hacer un antinacionalista es comprender que el nacionalismo no se origina sólo en la manipulación de los políticos o en el sistema educativo. La gallina no viene siempre antes del huevo: a los políticos les vota la gente.
Un amigo y admirador

Kandisky dijo...

Aunque no lo parezca, la mayoría de los ciudadanos catalanes “no son nacionalistas”, no podemos ignorar “que la ideología dominante, es la de la clase dominante”, de hecho lo que ocurre es que es más cómodo para la mayoría de los ciudadanos el no enfrentarse al poder, mientras que los individuos que forman parte del “complejo nacionalista”, actúan con soberbia, impunidad y publicidad
La situación puede cambia (de alguna forma esta cambiando), la impunidad, el apoyo mediático, el apoyo financiero “al nacionalismo”, les lleva a tomar decisiones excesivas (caso de Cristina peri Rossi), y al afectar a personas que tienen una actitud comprensiva con los “nacionalistas”, provocan una reacción que incrementa la “resistencia”

Eulalia dijo...

La gente calcula. Y les sale rentable.
A propósito del "seny", no veo la diferencia con lo que llamo la prudencia calculada extendida por todos los paises latinos del Mediterráneo. Contemporizar con unos y con otros para que la opinión generalizada siga circulando y el humus en el que se habita no cambie el ph. Una vez que uno está adaptado a él los sarpullidos se previenen y el escozor se controla. Más vale lo malo conocido que lo bueno...
Lejos de ser una postura ideológica conservadora es más bien un pathos fatalista que considera inútil cualquier oposición, cualquier empleo de la inteligencia en modificar las estructuras. El conservador nos exigiría que pensáramos mejor qué cambios vamos a hacer, qué costumbres removerían y si estamos seguros de sus consecuencias positivas.
El fatalista se deja que lo incluyan en tal o cual lema, el caso es no desentonar, seguir perteneciendo a lo que se estile.
Creo que este espíritu habita en toda España. Franquista un montón de años y de repente socialista y nacionalista y lo que se tercie.
Los políticos lo saben desde que Felipe González lo descubrió siendo ya presidente y comprendió a Franco. Los nacionalistas lo han usado hasta la estenuación y no se acaba el carrete.

Si hiciéramos una lectura poética del fatalismo a la sureña podríamos verlo como el afán de la gente de dedicarse a sus cosas olvidados de lo público-político y así poder zambullirse en lo público como convivencia social, que es lo que más nos va. El Mediterráneo lleva mal la tensión política entre la familia y los vecinos porque provenimos de una cultura vitalista , festiva y afectuosa que no tiene las herramientas apropiadas para tallar lo político, al contrario que los anglosajones que las tienen casi todas y vaya la de figuras tan acabadas que han conseguido!
Creo que la cultura del Mediterráneo tiene en el adn que somos ephimeroi, seres de un día cuyo más grave asunto a tratar es cómo cabalgarlo y que nos guste hacerlo.
Esto está cambiando, nuestra cultura ya no es la que era, pero en el mientras tanto...

Saludos
Eulalia

Aristides dijo...

Añadiría algo que es preciso recalcar, aunque es obvio: las infraestructuras funcionarán dependiendo de las decisiones que se tomen, no de dónde o quién las tome. Para demostrarlo ahí tienen ustedes lo que ocurre con la educación.
Lo que a los convocantes de la manifestación les interesaba es, precísamente, quiénes tomen la decisión: quieren ser ellos quienes manejen todo el cotarro, es decir todas las pelas.
A los usuarios... que les vayan dando.

Anónimo dijo...

MENSAJE A TERESA GIMÉNEZ BARBAT:

La coordinadora de UPyD en Cataluña de la que usted es la portavoz,

debería, en mí opinión:

1º) Dimitir en bloque por su nulo poder de convocatoria;

2º) Dar entrada a otros componentes que, sobradamente, han dado pruebas de su saber organizativo (ej. en Ciutadans de Catalunya y Ciutadans-Partido de la Ciudadanía)

3º) Desvincularse de "personajes relevantes en la sombra" que, en la práctica, mueven los hilos; y, por último,

4º) Propiciar un último intento de colaboración UPyD - C's.

SOBRAN LOS PERSONALISMOS EN LA LUCHA CONTRA EL NACIONALISMO

Teresa, da ejemplo y dimite.