Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

La dimensión social de la educación

lunes, 20 de agosto de 2007

Los sábados de 9 a 10 de la mañana, sólo durante el mes de agosto, participo en el programa de RNE1 “No es un verano cualquiera”. El sábado pasado hablamos de muchos temas. Que si las infraestructuras, que si la educación…Al final apareció el de la justicia y de las resoluciones absurdas, como el caso de esa mujer a quien se le ha ordenado ir a buscar a su criatura al domicilio de un marido con orden de alejamiento (http://www.20minutos.es/noticia/268121/0/marido/alejamiento/hija/). Recordando lo de “la justicia de verano” de la que se habló en el blog de Arcadi Espada, se me ocurrió traer a colación la multa de 6000 euros(http://blogs.elcorreodigital.com/index.php/magonia?cat=404)que tendrá que pagar Luis Alfonso Gámez como condena por llamarle “farsante” y otros ajustados sinónimos a Juan José Benítez (www.jjbenitez.com). En contra de las esperadas manifestaciones solidarias, mis compañeros contertulios me advirtieron de la “persecución” que al parecer sufre el tal Benítez. Bien, no supe a qué se referían porque se acabó el programa, pero cuesta entender que, si estamos hablando de educación, como hicimos unos momentos antes, podamos desligar una cuestión de otra. Que alguien tenga el poder de hacer llegar tal burda desinformación a través de las ondas televisivas sin que a nadie se le mueva una ceja, no se compadece con lo anterior. La educación no flota libre por encima de un mar social. Esa educación estará determinada por el valor que esa sociedad le atribuya al conocimiento y a la búsqueda de la verdad. A mi modo de ver, a los que promueven la seudo ciencia, el creacionismo o la mistificación histórica no les viene mal una cierta “persecución” verbal. Lo malo es la indiferencia.

4 comentarios:

Tineo dijo...

Concepto este de la Educación un tanto controvertido.
Sólo la ciencia es Educación?
El conocimiento de los positrones ha mejorado las condiciones de los cubanos?
La lectura de Brian Greene por parte de Hugo Chavez mejorará la nueva Constitución Bolivariana?
La educación en sí misma no nos hace ser mejores personas, nos mejoran los sentimientos positivos (en cursi: el amor).
Claro que si los sentimientos, son disparadores en el cerebro y se pueden tratar con fármacos…..pues nada “el soma” está a la vuelta de la esquina. Huxley a tope.
Información o propaganda?
Que nos hace mas felices: la certeza de que podemos tener un accidente en carretera o de que tenemos excelentes hospitales para curarnos?

Tineo dijo...

Y hablando de educación no deja de ser curioso que sea Fritjof Capra el que desarrolle, a su manera claro, las ideas de Félix Guattari.

http://www.ecoliteracy.org/

Esta línea me gusta más que la EpC, pero solo plantea preguntas y eso casa de mala manera con la propaganda.

schelling dijo...

Estimada amiga, disculpe que se lo diga, pero está ud. anticuada: aún cree que la educación tiene que ver con el conocimiento y la búsqueda de la verdad (la instrucción, que decía el otro día ferlosio). Lo que muchos entienden por educación hoy es algo mucho más vago: la iniciación en una suerte de relativismo blando, edulcorado con la charla insustancial acerca de los valores. Puro bullshit (caca de la vaca en traducción del admirado santiago González).

Se lo digo con la mejor intención: su insistencia en la importancia de la verdad puede convertirla en una intolerante. ¿No ha oído eso de que todas las opiniones son igualmente respetables?

Anónimo dijo...

Nunca entenderé porqué toda la retahila de farsantes (curanderos, adivinadores del futuro, astrólogos, tarotistas y demás bazofia)no están estrictamente prohibidas, al igual que, por ej., la heroína o la morfina.
...claro, que extendiendo el argumento, habría que prohibir todas las religiones.
Por mi que no se corten, pero ya saldrán los 'defensores de la libertad' de la 'familia' y del 'derecho de los padres al lavado encefálico de sus hijos' a llamarme totalitario... ELLOS.