Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

siguiendo con las visiones

viernes, 13 de abril de 2007

No he leído hasta ahora el articulo de Felix Ovejero que publicó El país el pasado lunes. Me recomendó una amiga que lo leyera y así lo he hecho. Me parece tan interesante como todos los suyos y lo comparto en términos generales. Pero me vuelve a sorprender lo de siempre, que despache diciendo que “la cosa no tiene mayor misterio” cuando afirma que “los dineros rigen el mundo” y que “las condiciones materiales limitan el juego de lo posible y, muchas veces, de lo imaginable”. Ya dijo algo respecto a eso Arcadi Espada en su post del lunes . Los dineros rigen el mundo, pero a veces algo menos material como un poema señala el misterio más profundamente: Spoon River, amigo, muchas veces lo que rige el mundo es la mentira, sobre todo esa, sí, la de los padres. Y las condiciones materiales de los terroristas millonarios del 11 M no limitaron el juego, sino que lo facilitaron mucho.

*

Ha muerto un ser humano imprescindible: el escritor Kurt Vonnegut, un humanista secular que dijo los humanistas procuramos que nuestra conducta sea lo más decente, justa y honrosa que podamos sin esperar recompensa ni castigo en otra vida... Ha sido presidente de la American Humanist Association después del fallecimiento de Issac Asimov. Una pérdida para los que compartimos esa filosofía y la consideramos la más satisfactoria en un mundo moderno y globalizado.

5 comentarios:

Dani dijo...

OFF TOPIC:
Hola Sirena Digital, le dejo aquí la solución a los males del dinero: Todos somos Robin Hood. O eso creen algunos científicos californianos; yo, simplemente, creo que se trata de la lucha de la envidia y el egoismo contra todo lo que caracteriza -para bien y, sobre todo, para mal- al ser humano.

Un saludo.

Incorrecto dijo...

Bueno, no sé. PAra mí Vonnegut era simplemente uno de mis escritores favoritos. Supongo que su faceta de humanista interesará más a los interesados en el humanismo.
Era, sobre todo, un grandísimo y divertidísimo novelista, que no es poco.

schelling dijo...

No había leído el artículo de Ovejero, a quien siempre leo con provecho, no sólo porque sabe y es serio, sino porque también transmite honestidad. Que no es menos importante, sino quizá más.

Y lo demuestra su ejemplo final sobre el País Vasco, que desmonta tanto republicanismo de salón, o de pacotilla.

Sin embargo, además de la frase que ud. señala, a mí me ha llamado la atención la frase inicial de que la barbarie no necesita literatura. Ciertamente, muchos bárbaros no saben leer. Pero no es menos cierto que cierta 'literatura' ha alentado la barbarie y la ha justificado (no sé por qué utilizo el preterito perfecto, en lugar del presente).

O sea, que las ideas tienen mucho peligro. Y que son muchas las cosas que mueven el mundo.

Además, la expresión "condiciones materiales" es demasiado genérica, pues incluye desde la arquitectura de nuestro cerebro hasta los intereses de clase, no sé. Y la única forma de apreciar cómo actúan es... ¿lo adivina? Pues sí, a través de las ideas.

Y lo dejo, pues me parece que me he pasado de extensión.

irichc dijo...

Una moral inmanente. Un necio pagándose a sí mismo con una moneda que lleva su efigie.

Brazil dijo...

Sin esperar castigo o premio en "otra vida". Abría que añadir, además, que sin esperar nada en este valle de lágrimas, y así tendríamos la famosa "finalidad sin fin", "desinterés", base para una teoría política (ver H.Arendt, aunque Aristóteles, si mal no recuerdo, ya lo trata en sus Eticas).