Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

viernes, 26 de enero de 2007

No es lo mismo ser abierto de mente que tener un agujero en la cabeza

Los que más hablan de diversidad y de multiculturalidad son los más dispuestos a acabar con ellas. En España coexisten unas regiones, autonomías o nacionalidades históricas (según catálogo) con particularidades superficiales cuyas diferencias, básicamente con “España”, se cultivan y aprueban como algo valioso. Muy bien, ya tenemos aquí la diversidad. Pero las diferencias no unen, verdad de Perogrullo que les sorprende a esos mismos, y bien manejadas resultan ser fuente de conflicto intergrupal. La cuestión es que los adoradores de la diversidad son también muchas veces los más comprensivos con el independentismo, que es un método de reducción local de la diversidad, aunque lo vean como una vía aceptable para paliar la polarización y la violencia. Con el independentismo se crea una unidad más pequeña, pero más homogénea, o una unidad en la que, los que antes eran minoría o no tenían todo el control, ahora pueden dominar al resto. En el País Vasco no fueron la particularidades el problema, como no lo son en Andalucía. Es la politización de esas particularidades y el fomento de las políticas de identidad las que condujeron a la hostilidad y a la violencia asesina contra vecinos con los que comparten el 90% de lo que son.


*


Para que no se diga que practico el famoso hindsight bias, “estaba claro desde el principio”, “yo siempre lo pensé así” etc., me zambullo y me mojo antes de que los periódicos desmientan el supuesto “salvajismo”de la supuesta “mujer salvaje” de Camboya . Anteayer, miércoles, por la TV, llegaron a decir que la chica iba recuperando poco a poco… ¡la postura erguida! Pero, vamos a ver, una niña de diez años que se pierde en la jungla lo primero que hace es buscar la ayuda de humanos. La alternativa es morirse en un plazo corto de tiempo. Lo que no hace es ponerse a cuatro patas. ¿Para qué? Esa chica, muy probablemente, es lo que todo el mundo por allí sospecha menos los supuestos padres y el quijotesco psicólogo de Oviedo (o también): que es una chica retrasada de alguna aldea algo alejada que se perdió no hace mucho. Seguro que no durante 18 años. Para ser una chica de 27, según insisten los papás que la “espulgan”, perdida casi dos décadas, tiene un aspecto excelente. Vamos, se diría que aparece rejuvenecida. Debe ser buenísimo para el cutis perderse 18 años en la jungla.

Más que una noticia, una tomadura de pelo.

12 comentarios:

Catón dijo...

Ahí está el caso de quienes más reclaman que se respete la pluralidad de España (perdón, del Estado) y que son quienes menos respetan la pluralidad de Cataluña.

Anónimo dijo...

Si España está formada por autonomías, regiones o nacionalidades históricas, como quieras llamarlas, no puedes decir que las diferencias de estas son con "España". Esto si es partir de una idea reduccionista.
No entiendo cómo a las distintas riquezas culturales de un pueblo puedas llamarles particularidades superficiales, esto se es una sentencia para la diversidad y la multiculturalidad. Quién no puede valorar esta riqueza es difícil que quiera conservarla.
Por otra parte como muy bién concluyes, las particularidades, las diferencias, ni unen ni desunen, son simplemente el pretexto de un bando y otro para crear conflicto. No olvidemos que sin rivales es difícil "jugar".

lacónico dijo...

Si es que ya no se puede ser ni salvaje ni nada...te encuentran, te hacen un chequeo y te convierten en un gilipollas...

Catón dijo...

Algunos especialistas comparten su escepticismo sobre la mujer camboyana.

schelling dijo...

Señala ud. una cuestión realmente interesante y que las loas a la diversidad suelen pasar por alto: de qué diversidad hablamos. Como recuerda el economista Tyler Cowen, no es lo mismo la diversidad dentro de la sociedad que la diversidad entre sociedades. Y me parece que algunos están más bien por incrementar la diversidad entre grupos; a costa, naturalmente, de la diversidad dentro de cada grupo. Es la afición de nuestros nation-builders: le gusta la diversidad fuera y la homogenenidad dentro.

Anónimo dijo...

Gotigoti dijo,
Pascal Bruckner despelleja alos exquisitos relativistas Ian Buruma y Garton Ash (este último llega a decir en un artículo titulado Islam in Europe que si Hirsi Ali hubiese sido enana y fea nadie le hubiese prestado ni la más mínima atención ) en un demoledor artículo publicado en signandsight.com.Léanlo y vean cómo estos alguaciles salen alguacilados.

Anónimo dijo...

Espléndido, Gotigoti

Terry dijo...

Circula por ahí la lista oficial del Govern de la Generalitat con las asociaciones subvencionadas y la cantidad correspondiente. Hay donde elegir.
Yo escojo "Petanca pradenca", 3.000 euros, Campeonato de petanca dels Països Catalans.

J. Bernal dijo...

¿Todavía no se ha despertado?

goslum dijo...

Pues yo no sólo dudo que la mujer ésa sea salvaje sino que estoy por asegurar que ni siquiera es camboyana.

chema pascual dijo...

Según El Mundo de hoy la mujer salvaje balbucea palabras sin aparente sentido que nadie ha conseguido descifrar, salvo "mamá", "papá" y "me duele".

Yo, por mi parte, intento descifrar las informaciones que voy leyendo estos días en la prensa para saber varias cosas:
1) Si el poblado de los padres se llama O'Yadaw (El Mundo del jueves), Oyadao (El Mundo del domingo) u Oyadoa (ABC).
2) Si la mujer se llama Rochom P'ngieng (El País), Rochom Pngieng (ABC y El Mundo), Rocham Pngieng (El Mundo) o Rocham Phoeung (El Mundo).
3) Si la madre se llama Ros Chamsoy (ABC) o Rocham Yit (El Mundo).
4) Si el padre se llama Sal Lou (ABC), Sar Yo (El Mundo) o Sao Loo (El País).

Anónimo dijo...

A mi, ya le digo, eso de "recuparar la postura erguida" que dijo TV1 me pareció superbe.
Teresa