Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

lo importante es lo importante

viernes, 28 de noviembre de 2008

El Ministerio de Igualdad nos ha llamado la atención. Me refiero al equipo que trabajamos (gratis et amore)en el consejo de redacción de Cultura 3.0. La prensa se ha ocupado de ello. Pero aquí dejo una Carta abierta al Presidente del Gobierno como quien escribe a los Reyes Magos.

5 comentarios:

Brian dijo...

Teresa, tengo que reconocerlo y quitarme el sombrero, digo la kippa, publicitando cualquier tinglado en el que te metas, eres única. Claro que la miembra esa del Ministerio te las ha puesto como a Fernando VII ;-) Pero sí, sí, el que sabe sabe y el que no pá cabo, que decían en la mili. Chapeau

Anónimo dijo...

Acabo de leer tu carta a ZP en El Mundo, y he seguido estos días a través del blog de Arcadi todo el desaguisado… Pues nada, felicitaros, a ti por la carta, y a todos por la repercusión –no esperada, ni provocada, es decir “gratis”-, que estos cretinos que nos gobiernan, los Dictadores del Pensamiento Único (DPU), nos regalan.

arcu

Juan Poz dijo...

¿Los Reyes Magos? En todo caso será una carta a los ojos sordos y antivolterianos de quienes creen que, en este mundo, todo son sectas y que, por ello mismo, hasta en la geometría debe de haberlas. No llegó con Aznar, el sectarismo, a la práctica política; pero él le dio un impulso tan notable que bien puede atribuirse la paternidad del invento. Me temo que, aun coincidiendo en muchos planteamientos intelectuales, desde el Gobierno no van a mover ni un dedo presupuestario ni mediático en favor de quienes "habitan" en la secta "mundana". Así es la realidad de este país. Se gobierna para los de uno; y se les pone un pesebre la mar de abastecido. No el principio de mérito, sino el mérito de estar al principio en el proyecto ganador. Así nos va.

Maestro dijo...

En este momento que el mundo se ha escalabrado por los escalones de la Pirámide de Maslow, ni le importa a nadie la bobada del cambio climático, ni la otra bobada de la paridad, y mucho menos la conciliación laboral-personal, lo que quiere la gente es seguridad para su futuro, que para eso está el (des)gobierno. Dejando a un lado lo negarivo, afortunadamente se están recuperando los valores esenciales.

Juan Poz dijo...

No deja de llamarme la atención que la elección de Obama no le haya inducido siquiera a un leve comentario. No ignoro que el escepticismo nos vuelve algo elatos, ¡pero tanto! Krugman decía que quien no se hubiera emocionado con la victoria de Obama tenía algún problema. No creo que sea el caso, ni tampoco que haya de explicar sus silencios, pero, insisto, los silencios también son mensajes.