Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

aznar, a lo nuestro

martes, 4 de noviembre de 2008

Justo en el lugar donde uno debería decirlo. En Túnez . Zapatero pudo hacerlo en Estambul, pero el “pensamiento flácido”, que es uno de sus rasgos característicos, impidió que se lo plantease siquiera. Y, si pienso que estos son los lugares apropiados, es porque sé que los sectores que realmente interesan, en los que reside una verdadera esperanza, lo necesitan como agua de mayo. ¿Reparó alguien en la proclama de los ex musulmanes británicos en este país? Eduardo Robredo y este blog . El progresismo internacional ya no está por aquello de los valores universales, la Ilustración y la defensa de la razón y de la moral común. Ahora no sabes quien puede ser compañero de viaje, aunque sea de un viaje con un destino y unas fechas concretas. El ex presidente del Gobierno José María Aznar es quien ha ido a este país musulmán para expresar su rechazo al concepto de "choque de civilizaciones" y a defender los "valores comunes deseables para todos". Nosotros hicimos un curso en Aranjuez que expresó los mismos términos y propósitos. Tanto Savater, como Elorza, como Redeker, como Ibn Warraq y tantos otros ponentes insistieron en la inconveniencia de que la palabra civilización se usara en plural, y también en que la civilización es una y sólo una. Vean, vean el vídeo de Fernando Savater , por ejemplo. El relativismo, el multiculturalismo que subyace bajo el concepto de “alianza de civilizaciones” " da por sentado que, como dice el ex presidente, “existen mundos distintos y cerrados, cada uno con sus dogmas fundamentales" y que son igualmente respetables. Como muy bien señala, esto lleva “a renunciar a la propia idea del bien" y ya advirtió Juan José Sebreli en su maravilloso libro “El asedio a la modernidad” que esto nos empuja, y utilizo la frase de Aznar, “a mirar con arbitraria indiferencia crímenes que, por desgracia, han ensombrecido la historia de la humanidad”.

Aznar se distanciaría de la filosofía del curso en algunos aspectos . Por ejemplo, en el de su defensa de las raíces cristianas de Occidente como “humus” incuestionable del que nuestra civilización se ha alimentado, cuando nosotros nos inclinamos a situarlo en el “pool” universal de valores fundamentados tanto en la propia naturaleza del hombre como en la aportación de la reflexión y experiencia de las personas que lo vienen forjando desde tiempos inmemoriales. Esto no significa, naturalmente, que no seamos capaces de valorar y apreciar lo que ha representado el cristianismo en nuestra herencia civilizatoria.

Así que no podría estar más de acuerdo con él en la necesidad de concretar políticamente los valores que nos hacen civilizados y aceptar su propuesta de que sean "la tolerancia, el pluralismo y la democracia abierta". Considero compañero de viaje a cualquiera (y me disculpo aquí por el tono condescendiente de quien milita en otro partido) que considere que en la actualidad es un desafío "común" en nuestra parte del mundo "combatir las ideas perversas de fundamentalistas que quieren imponer por la fuerza su visión del mundo o una interpretación perversa de la religión". Exactamente, sí señor.

12 comentarios:

Circe dijo...

Esto de "pensamiento flácido" no me gusta nada. ¿Cuál es el contrario? ¿Pensamiento "erecto"? ¿Pensamiento "multiorgásmico"? ¿No le parece una expresión arcadiano-machista?

eduardo dijo...

Pregunta para Circe: ¿Es la gravedad una ecucación sexualizada?

Aznar participó también en un curso de verano en Aranjuez, aunque creo que no coincidió con el nuestro. Quizás escuchó, a pesar de todo, por detrás de la puerta el día de Redeker porque efectivamente ya entonces hablábamos de "Alianza de civilizados".

desgraciat dijo...

Si realmente existieran unos supuestos valores universales, no habría ninguna necesidad de ir por el mundo "proponiendo" dichos valores. Si ustedes proponen unos valores (esto implica que existe la posibilidad de aceptarlos o rechazarlos), significa que esos valores no son universales, por definición.

Juan Poz dijo...

Tanto como "a lo nuestro"... Más bien creo que va a "lo suyo", esto es, al incremento del patrimonio personal, o familiar, y a lucir palmito de ex casi todo. Si su antifundamentalismo lo fuera de verdad, ¿no habría de haberse pronunciado aquí, en la mismísima iglesia donde se celebró el bodorrio de su hija, contra el de la secta cristiana católica, pongamos por caso, puesto que la elección del lugar sí importa? ¿Aznar tolerante? ¿Favorecedor del pluralismo? ¿Amante de la democracia abierta, tras gobernar basándose en un sistema que penaliza tan antidemocráticamente partidos como IU o UPyD, y negándose a la instauración de las listas abiertas?
Tengo la impresión de que el exceso de ironía ha acabado convirtiendo el mensaje en una defensa de Aznar. ¿O acaso es que no hay ni un adarme de ironía en el texto? Estoy confuso.

Brian dijo...

Respuesta para Circe: (sobre "pensamiento flácido")

No tiene qué ver con el sexo, aunque su último tanteo no va desencaminado. Para ser más exactos es una expresión peregrino-arcadiana. Pero no se preocupe por su etimología; el significado preciso es: "cualquier pensamiento que no coincida con el mío".

Pepe dijo...

El progresismo internacional ya no está por aquello de los valores universales, la Ilustración y la defensa de la razón y de la moral común

Señora Pez, los valores cambian, son relativos, la moral depende de los avances de la ciencia, la neuroetica, la neurofilosofía, la neurevolution nos señalan el camino, no nos venga ahora con valores universales y moral común eso es fundamentalismo. El progresismo internacional avanza en su diversidad relativa y usted se está quedando rezagada y con malos pensamientos.

Mujer-Pez dijo...

Cuan torracollons es usted, Brian. Aunque le quiero (un poco) por eso. Para mi el “pensamiento flácido” se parece a lo que algunos llaman “buenismo” y que se transforma en “pensamiento cuco” a la que te despistas un poco. No es flácido porque esté blandito, es que es tramposo. Fíjese si no en cómo se escuda en las grandes y altruistas intenciones este exponente de la flacidez interesada que es Moratinos cuando le preguntan, con todo el derecho del mundo, cuánto ha costado la sala “Alianza de civilizaciones”, eso que no existe, y lo que responde: "No voy a contestar sobre el coste porque el arte no tiene precio. Es de necios confundir valor y precio".
¡Qué le digan a él que no le van a pagar su sueldo porque vivir las experiencias que vive no tiene precio!

Mujer-Pez dijo...

Juan Poz: efectivamente, no hay ironía. Cuando defiendo de verdad una idea me alegro de que haya gente que la comparta. Y esto no me obliga a encontrar supeguais las bodas pretenciosas.

Mujer-Pez dijo...

Precisamente, querido Pepe, esas neuroéticas nos dicen que hay un sustrato que es moral. No hay pueblo en el mundo que no reconozca un acto de valentía o de generosidad. Otra cosa es que valga sólo para los suyos, pero es otro tema.
Aunque es cierto que no hay valores absolutos como los que se desprenderían de la asunción de unos dogmas, pongamos, religiosos, una carta de los derechos humanos es un buen exponenete d elo que logra el consenso laico sobre lo que está bien y lo que está mal.

Mujer-Pez dijo...

Por cierto, si están en Madrid, no dejen de acercarse a nuestra peresentacion de la plataforma Tercera cultura. Ahí está colgado el aviso.
saludos afectuosos

Brian dijo...

Gracias por lo de "torracollons", Mujer-pez, lo tomaré como un cumplido. En efecto, lo mío es ser mosca cojonera.

Estaré al tanto de la presentación de la Tercera Cultura. No estaré por Madrid, pero supongo que publicareis las ponencias.

Te seré sincero: siendo como soy, desde siempre, entusiasta de la filosofía de la Tercera cultura, soy muy escéptico respecto de que seáis capaces de importar su esencia. Y ello por una razón muy simple: tercera cultura es conocimiento científico puesto a disposición de la sociedad, pero conocimiento científico desnudo de ideología. Y mi impresión es que en vuestro embrión de tercera cultura a la española hay más ideología que ciencia.

Por supuesto -lo asumo plenamente- esto que he dicho es un juicio de intenciones como una casa de payés. Celebraría equivocarme y me comería mis palabras una a una si los hechos demuestran que estoy en un error.

Anónimo dijo...

Me parece a mi que Aznar no firmaría ese manifiesto de Aranjuez ni de coña, vamos. Sus 'valores comunes' se reducen a la yuxtaposición del fundamentalismo de mercado y el cristiano.
En resumen, que no hace falta ensalzar a un verdadero idiota para desprestigiar a un auténtico imbécil.