Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

pensamiento flácido: nacionalismo y feng-shui

jueves, 17 de enero de 2008

Desde luego, yo no asistí al espectáculo de Antonio Robles como agente nada secreto de un partido político rival. Asistí porque conozco a Antonio, coincidía que ese día estaba en Barcelona y porque ese es un tema que me atrae cuál irresistible imán. El sentimiento de frustración que en realidad late bajo mi
relato viene dado porque siempre había querido que, entre otras cosas, el partido que alumbró Ciutadans de Catalunya promoviera la razón y la ciencia. De hecho, en el difunto primer Ideario ponía que “…la razón y el ejercicio del pensamiento crítico son los fundamentos de la acción política de C’s.” Ahora ya no pone nada de eso. Así que, adelante.

La magufería ya tiene una pica en Ciutadans pero, para magufos buenos, los del PUC (Partit Unificat Catalanista). O sea, todos los nacionalistas. La cuestión identitaria es tronadamente esencialista. Sus mitos y sus héroes nos son impuestos sin compasión de “Salses a Guardamar i de Fraga a L'Alguer”. Aquí, en Tarragona, tenemos un monumento a Companys que parece un pesebre inviviente. Només falta el caganer. Para mí es como si hubiera participado como contribuyente en la financiación de una estatua a Escrivá de Balaguer. Así de bien me cae. Otras maguferías igualmente urticantes son pan nuestro de cada día. El Fòrum de las Culturas fue otro hito del pensamiento flácido, el proyecto de decreto de medicinas alternativas de la Generalitat es otro de ellos y ahora tenemos el Feng-Shui. Sí, han leído bien. Las oficinas centrales del Departamento de Interior de la Generalitat catalana se van a decorar según los principios de “esta brujería china” como dice Luís Alfonso Gámez en este blog que no se muerde la lengua: “El Feng-Shui es una acupuntura arquitectónica basada en que todas las cosas y personas tienen una energía vital y que en las casas hay que organizar las estancias y los muebles según unas energías positivas y negativas chiripitifláuticas que sólo detectan los expertos en feng shui, claro. Como suele decir Manuel Toharia, hay engañabobos porque hay bobos” . Señalemos a los bobos. Según Público , en esta conselleria el ecosocialista, Joan Saura pidió en mayo de 2007 un estudio de Feng Shui, uno de geobiología y otro electromagnético. Dice que “no repararon en gastos por lo que a estudios se refiere”. Genial, Saura. Ya se sabe: para la izquierda, el dinero de la administración no es de nadie (ergo es de ellos)

Así que ¿es peor hipnotizar no-nacionalistas que orientar la mesa de trabajo de acuerdo con la fecha de nacimiento y tener en el despacho ocho estúpidos peces rojos y uno negro? Y, que conste que me quejo de Cataluña porque es lo que conozco y lo que más me duele. Pero esas habas se están cociendo en todas partes. ¿Habrá en algún lugar 11000 escépticos capaces de mantener la cordura en un gobierno? Quizá sigue siendo la pregunta más estúpida de la historia en cualquier versión posible.




----------------------------------------------------------------------------

Piqué reaparece entre 'ciutadans'





------------------------------------------------------------------


Cuando ví al Sr. Gallardón haciendo pucheros por su desengaño me acordé de Ms. Clinton y, apuesto que, igual que ella, ha subido puntos entre muchos votantes. Puntos que le pueden ir a Rosa Magenta por esas cosas de la vida.

14 comentarios:

Juan Poz dijo...

Vengo de La Plaza, donde he dejado este pronóstico político infiable:
Rajoy se estrella; el PP se refunde y se escinde: surge un PP de derechona clerical y homófoba, el actual, y un PP de centro liberal, encabezado por Gallardón, que absorbe a UPyD y hacia el que podrían derivar moderados del PSOE como Bono y otros cuando discrepen de los pactos con los nacionalistas del gobierno.
Ya se encargarán los actantes de empeorarlo, desde luego.
En cuanto a las irracionalidades varias del espectro político, ¿no son acaso las propias de la sociedad, en la que parece haberse instalado un todo vale estremecedor? Cada vez que uno oye a algún imbécil mediático eso de "ésta es 'mi' verdad" y se lleva la mano al pecho como quien la atesora a buen recaudo de cualquier otra que se la pueda corromper por vía de razonamiento, la verdad es que se me abren las carnes.
¡Nada más esóterico que la razón, y menos exóterico!

Verónica dijo...

Pues sí. Cuánto me hubiese gustado que la oposición al nacionalismo fuese, de forma general, una consecuencia más de la oposición a la magufería. La más importante, si se quiere. Una consecuencia de una forma de razonar. Sin necesidad de invocar demonios.

En fin.

o.trillas dijo...

Algo de magufería tiene también la creencia injustificada en el supuesto tirón electoral de Gallardón. Indemostrado, sin el PP detrás.Gallardón sin ser diputado en la próxima legislatura es un cadáver político. Al igual que Rosa Magenta sino saca acta de diputado. La lucha por la sucesión de Rajoy o por la posibilidad de un partido bisagra no nacionalista se va dilucidar en los próximos cuatro años. Salvo hundimiento de Zp. A dia de hoy, dificlísimo, aunque deseable.

GOTIGOTI dijo...

Lean,lean los nuevos clásicos del marxismo-leninismo de la editorial anti sistema Pachuli:Coelho,Bucay y el pez negro chapapoteado Suso.
Terminarán convirtiendose al islám,si no, al tiempo.

Repulsión

Lois dijo...

El pensamiento nacionalista es puramente mágico, desde luego. Y en nuestro caso, el pedestal de la magia lo ocupa el idioma.

Es maravilloso lo del idioma. El espíriu de un pueblo, nuestro ser, nuestra forma de pensar, de ver la vida, de vivir mismo. Vivir en el idioma, ¡guay! ¿Hay algo más mágico que eso?

Lo acojonante es cuando lo quieres llevar a la práctica, y le pides al nacionalista de turno, que puesto que el idioma te da una forma de pensar, y un espíritu, nada menos, que tenga la amabilidad de señalar entre esas diez personas de ahí, y hablando con ellas solo en castellano, quien de ellas hablan también vascuence y quien no.

Y entonces te enteras que esa particular forma de pensar, de ver la vida, de vivir, y mucho menos ese espíritu, no son cosas que se pueden distinguir. Y cuando preguntas que si esas cosas no se pueden distinguir, como es que se puede saber que existen, es el momento en el que llega el portazo, metáfora de la hostia que te quisieran dar.

Abate Marchena dijo...

¿ Pero qué esperabas de "Ciudadanos?
Irracionalidad a tope. El que tiene fobia a los conceptos ajenos termina en la magufería.

Eulalia dijo...

Nuestro Hillary madrileño apuesta a ganar el favor de los que no le votarán nunca corriendo por fuera del estadio como si fuera un proscrito, que no es.
El carísimo traje cruzado lo lleva desde que le salió la barba y nunca le he leído o escuchado más que frases compuestas, redactadas, ni una idea o concepto político que se saliera del molde de la corrección, de querer gustarle a todo el mundo. Si llegase a presidente nos recordaría a Zp aunque con un poco más de fundamento porque ha leido, viajado, visitado la plaza de la ópera y ligado bastante más que aquél.
Su gran virtud es la ambición, por eso hace tan bien las obras y tiene Madrid como los chorros del oro. Nuestro Hillary llora y consigue que sus fotogénicas lágrimas sean interpretadas como disidencia ideológica y modernidad.
Eso se llama tener éxito.
¡país!

¿Estamos necesitados de lágrimas y lloriqueos públicos?
¿Necesita Rajoy para ganar votos pelar cebollas en las ruedas de prensa?

Razón y pensamiento crítico. Ya ni sé dónde quedan. ¡Por favor un mapa, un plano de la polis, que estamos perdidos!!
Como Diógenes ¡busco un hombre!

Anónimo dijo...

¡eulalia! me alegro de verla,. estuve bucando su correo y no lo encontré ¿me escribe usted?
besos
M-P

Eulalia dijo...

M-P, he mandado mi correo a la cuenta de Ciutadans de Catalunya que aparece en el Blog, el asunto: mi nombre.
Gracias, estaré encantada de hablar con usted de más maneras.

Eulalia

Huno dijo...

En los comentarios al post anterior un anónimo señalaba que en un artículo de Savater que yo enlacé no había reconocimiento alguno a Chávez. Copio el párrafo problemático porque me parece que describe muy bien la indefinición de quienes apoyan a UPD y Ciutadans.

El día que llegó a la reunión, Chávez dijo que no le gustaba el lema oficial "por la cohesión social" y que prefería hablar de justicia. Estoy de acuerdo con él -probablemente la España franquista o el actual Singapur son Estados bastante "cohesionados" y no me parecen modelos apetecibles-, pero siempre que aclaremos suficientemente la noción de justicia que manejamos. Porque la justicia no es solamente mejorar las estructuras sociales, los servicios públicos y la redistribución de riqueza (para todo lo cual es imprescindible una fiscalidad efectiva y alejada de recetas neoliberales), sino también recuperar una plena justicia política que asegure la participación de todos, evite los autoritarismos más o menos encubiertos y conceda a la oposición parlamentaria un reconocimiento que la redima de su actual condición de, digamos, deporte de riesgo.

A uno le queda la impresión de que Savater está más bien con Chávez en el rechazo a modelos como Singapur, pero eso no queda tan claro, en cambio de las palabras en negritas se deduce que Chávez mejora las estructuras sociales, los servicios públicos o la redistribución de riqueza, o bien, y es lo terrible, que es lo que pretende (aunque no le haya ido bien), en contraste con las recetas neoliberales. ¿Cómo es que en una década de chavismo todo eso ha empeorado? ¿Cuáles son las recetas neoliberales? Savater desconoce por completo a Latinoamérica: si se considera a los países que han aplicado esas recetas el resultado siempre ha sido una reducción de la desigualdad (sobre todo Chile, pero también el Perú de Fujimori y Toledo, continuado con Alan García, y en cierta medida la Colombia de Uribe) y de lo que importa más que la desigualdad: la pobreza (no, no es lo mismo, casi siempre que hay crecimiento económico se reduce la pobreza, si no lo hay, la reducción de la desigualdad es un consuelo de tontos para los pobres y puede registrarse por la fuga de los más ricos). Lo único cierto es que Chávez ha estado muy lejos de las recetas neoliberales, ha aumentado el salario mínimo de modo que muchísimas empresas que contrataban gente con salarios bajos han cerrado, quería imponer una constitución totalitaria prometiendo la jornada de 6 horas, etc.: lo opuesto a las recetas neoliberales en que la gente prospera con su trabajo es convertirla en mendiga que espera los regalos de las misiones, programa que no despierta ningún rechazo en Savater ni en general en toda la "izquierda". ¿Qué sabe Savater sobre la tributación en Latinoamérica y las recetas neoliberales? En Colombia los asalariados desgravan el 25 % de sus ingresos, de modo que cuando es un magistrado o un parlamentario, cuyos ingresos formales ya son más altos que los de los colegas españoles, unas sesenta veces lo que gana la gente corriente, pues tranquilamente tienen exento el sueldo de 15 personas. Al mismo tiempo los impuestos sobre las empresas son altísimos y hay una serie de impuestos que se pagan por contratar gente: el empresario que pague mejores sueldos paga más de esos impuestos... Corregir todos esos atropellos de la clase parásita que elige a Chávez y compañía es lo que llaman "recetas neoliberales", pero Savater y toda la izquierda peninsular creen que hace falta perseguir más a los empresarios. Ni hablar del contenido real de una noción como "justicia", siempre más atractiva para almas supersticiosas que algo como "imperio de la ley" o "democracia liberal", ¿es realmente justa la desigualdad de ingreso entre los suizos y los venezolanos? ¿Y entre los estadounidenses y los iraníes? También entre quienes apoyan a los tiranos locales son mayoría quienes perciben esa injusticia y creen que falta una buena lucha para corregirla.

Sigue Savater:

La justicia no es el ajuste de cuentas, como parece suponer el mandatario venezolano. En particular, la justicia en América Latina pasa primordialmente por luchar contra el cáncer peor de esas democracias, la corrupción, enquistado letalmente en México, Argentina y otros países pero ahora más presente que nunca en Venezuela: ahí tiene el presidente bolivariano una tarea que acometer en el tiempo que le deje libre su batalla contra el imperialismo... En la Cumbre desperdiciada, los Gobiernos progresistas pudieron demostrar que es posible una lucha coordinada por la justicia que no responde a la simpleza populista representada sobre todo por Chávez, aunque no por otros gobernantes tachados apresuradamente de "populistas" demagógicos desde la derecha sólo porque se preocupan prioritariamente de la cuestión social.

No podía tardar en aparecer el terrible cáncer de la corrupción como causa de todos los males, denuncia que todos compartirán, sobre todo en Latinoamérica, pues ¿qué mejor que suponer que todo se resolvería si hubiera gobernantes honrados? El misterio de que nunca los haya requeriría empezar a pensar qué es "corrupción", pues, siguiendo la superstición tradicional se trata de que unos cuantos capitostes políticos hacen negocios fabulosos mientras la gente pasa hambre. Vuelvo al ejemplo colombiano, durante el gobierno de Andrés Pastrana hubo un escándalo porque cierto broker cometió un desfalco por unos diez millones de dólares. Eso sonó durante años y la indignación sirvió para mantener elevado el amor propio de los críticos del sistema, pero a nadie se le ocurre darse cuenta de que cada día el Estado colombiano paga en pensiones que no se pagarían en ningún país de Europa mucho más que eso: la mayoría de los empleados públicos se jubilaban a los veinte años de trabajo, hacia los 40-45 años, y entre los docentes todavía hay muchos que cobran la pensión a la que tienen derecho por llevar veinte años trabajando, más el sueldo por seguir ejerciendo (en conjunto se trata de gente que gana diez o más veces lo que los peones). ¿Qué es corrupción? Todos esos privilegios son el resultado de la aplicación del programa de la izquierda, de organizarse y luchar para reclamar más y más, siempre en alianza con las guerrillas. En otras palabras, de la lucha contra la "corrupción...". Y los gobernantes que no son castristas a que alude Savater son grandes reformadores y modernizadores justicieros como Kirchner.

Todo eso atañe a la política española, mucha gente que sufre el nacionalismo en Cataluña y el País Vasco añora una izquierda españolista, basada en el supuesto de que el Estado y la Constitución son garantía para los ciudadanos: de no ser por la inclinación de Zapatero a aliarse con los nacionalistas estarían más bien contra el PP para defender la justicia social contra la arremetida neoliberal. La mera idea de que el nacionalismo es una receta local para lo mismo, para la expansión imparable del poder estatal (algo que ya denunció Ortega hace 80 años) les resulta descorazonadora: son de izquierda no nacionalista, y cuando ERC se oponía a la Constitución Europea porque no garantizaba el derecho a la vivienda no se escandalizaban porque el problema se acaba en el independentismo.

Sería muy bueno que en la discusión sobre la superstición se aceptaran esos puntos. Sobre todo porque en el supuesto de que UPD o Ciutadans tengan diputados, éstos a lo mejor tendrán que decidir si están más bien con el ateo Putin o con el mormón Romney, con los católicos del PP o con los científicos de IU, etc. Lo otro es un error de visión (pero tengo un amigo muy enterado de temas matemáticos que dice que la superstición casi siempre es un error numérico): la cuestión del horóscopo no la resuelve el Parlamento, por eso en ninguna parte hay partidos darwinistas ni dedicados a promover el ateísmo (los partidos religiosos, al menos en Europa, sólo explotan una tradición compartida y se dedican a cosas bien ajenas a la promoción de la religión). Si fuera por el Feng-shui habría que plantearse también si podremos seguir tolerando a Juanes o a Shakira, fenómenos que también merecen dedicarles la vida pero que no se resuelven en el parlamento.

Mujer-Pez dijo...

Huno, estoy con usted. Pero UPyD son muchas personas y muchos artículos. Yo me fui de Ciutadans sobre todo por esa superstición del escapulario izquierdista.
A mi me parce bien Singapur. encima, han adoptado el inglés como lengua oficial, tengo entendido, después del babel que si el hindú, que si el chino ..Tendrían que hacer lo mismo en Bélgica y a tomar pol saco.
gracias por particpar
M-P

Anónimo dijo...

Eulalia, mejor a mujerpez@gmail.com.

m-P

Anónimo dijo...

Mujer Pez, baja usted a la arena en este comentario y en el anterior que tantas personas nos hemos sentido molestas, usted no se dignó contestarnos.
Claro que donde manda capitan, no manda marinero y después del toque del capitan, explicaciones mil.

Anónimo dijo...

Hace muchos años que ejerzo -ya serán 30- para la sanidad pública principalmente y también he tenido consulta privada. Conozco cómo funciona, en Cataluña también, y no soy enemigo total de esas medicinas alternativas, porque aunque no crea en ellas, quitan algo de lista de espera. Atienden a quien es un hipocondriaco o está muy solo y le dedican el tiempo que necesita, y además, lo han hecho en Alemania, Austria... El célebre caso Profumo, que muchos no conocerán por su edad, del ministro de defensa británico con unas prostitutas sobre 1962, se gestó en la consulta de un osteópata, el Dr. ward, creo recordar. Esto era desconocido aquí por entonces y ahora, casi, casi.
Tanto los muy ricos como aquellos a los que nadie les hace caso, quizá precisen de estas técnicas, para que los que tenemos algo objetivo entre manos no perdamos el tiempo, y a veces, por motivos que nadie sabe, pues hay quien ha visto aliviados sus dolores crónicos de cabeza o de espalda (dos de los motivos de consulta más frecuentes) tras ir a una de estos profesionales. Es que todo no lo sabemos, y si Cataluña se lo puede permitir... Hay entre essos profesionales quien actua de buena fe y quien no, como los propios médicos.

Un saludo, Carlos