Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

las ventajas del lavadero virtual

miércoles, 30 de mayo de 2007

El llamado “ segundo violador del Eixample” salió de la cárcel después de haber estado 16 años en prisión. Existe alarma porque los mismos informes de los psicólogos avisan de que no se trata de un hombre rehabilitado, de que puede reincidir. En otro artículo del mismo día y la misma sección, se nos cuenta qué tipo de medidas se adoptan en otros países, algunas bastante contundentes comparadas con las nuestras. Hay muchos aspectos que valorar. Yo quiero mencionar sólo uno ahora. Evolucionamos en pequeñas sociedades donde la reputación personal era un valor de primer orden. Uno tenía que ser muy cuidadoso si la perdía: nadie a su alrededor iba a olvidar. El que en algunos países sean cuidadosamente registrados los movimientos de un delincuente sexual por la policía y que su paradero y características personales sean advertidas en la aldea global de Internet tiene también como resultado la recuperación de la exigencia ineludible de mantener una conducta aceptable socialmente en cualquier lugar y momento. La extrema movilidad de nuestras sociedades modernas permite a cualquier persona renacer en otro espacio y tiempo, limpio de culpa a los ojos del vecino. Eso, que tantas ventajas nos ha traído y a lo que tenemos tanto que agradecer, también rompe la red memorística de intercambio social de bien por bien que tuvo algún día. Estoy convencida de que es uno de los motivos de esa aparente eclosión de la violencia doméstica. Antes, aquellos de nuestros padres y abuelos que vivían en pueblos y aldeas se hubieran cuidado mucho “de dar que hablar”. Cierto que el machismo imperante soportaba mejor que ahora ver el ojo morado de la vecina. Pero, cuando la maltratada era un familiar o “una chica del pueblo” y el maltratador un convecino la cosa cambiaba. Ahora, en vecindarios donde la gente ni se conoce ni desea hacerlo, la impunidad es más posible que nunca. Esa “second life” de comadreo, de lavadero virtual que nos proponen podría reestablecer la red y tener efectos disuasorios. Siempre habrá la parte mala, eso sí. Pero no se puede tener la tarta y comérsela.


*

Steven Weinberg, el famoso premio Nobel de física y reconocido autor de una excelente obra de divulgación tanto científica como filosófica, ha cancelado un viaje al Reino Unido por causa del boicot decretado contra los productos israelíes. Lo achaca a la “ceguera” de los medios respecto a Israel y la necesidad halagar a una comunidad musulmana en crecimiento y a la que se teme.


*

11 comentarios:

schelling dijo...

Ha dado en el clavo con un asunto importante. Las pequeñas sociedades ofrecen mecanismos informales y descentralizados para el mantenimiento eficaz del orden, entre ellos el valor de la reputación allí donde todo el mundo te conoce.

El anonimato y la movilidad de sociedades extendidas nos ofrecen una liberación de las relaciones comunitarias, pero, ay, tienen un precio, por ejemplo la facilidad con que ciertos depredadores sociales se mueven en tal entorno. No estoy seguro de que sea posible una recreación en red de esos lazos comunitarios.

marv "el equivocado" dijo...

Disculpen mi ignorancia, pero ¿existe alguna evidencia de que en las sociedades pre-urbanas había menos violadores o depredadores sociales?

Anónimo dijo...

marv "el equivocado" dijo...
Disculpen mi ignorancia, pero ¿existe alguna evidencia de que en las sociedades pre-urbanas había menos violadores o depredadores sociales?
-------------------------------
No, sólo digo que la gente nacía y moría en el seno de un grupo y el castigo no quedaba impune, a menos que fuera el delincuente el hijo del dueño del cortijo, claro.

M-P

Neguev & me dijo...

Asi de claro se expresa Weimberg, con un par.
"But given the history of the attacks on Israel and the oppressiveness and aggressiveness of other countries in the Middle East and elsewhere, boycotting Israel indicated a moral blindness for which it is hard to find any explanation other than anti-semitism."

Me alegra que incluya la noticia a la que no se ha dado apenas difusión. Porque estos gestos tienen su trascendencia

Anónimo dijo...

Gotigoti dijo,
no creo yo que el motivo del boicot sea tanto el miedo al población musulmana en Inglterra como el que para la izquierda el apoyo a la causa palestina constituya la piedra angular de su agenda "progresísta".Detrás de este irracional odio a Israel no hay más que envidia.
Véase el interesantísimo debate que Richard Landes está desarrollando en su blog The augean stables: Finkielkraut on why the left has chosen the palestinian people,14 Abril 2007.The Finkielkraut debate, Mayo 13 2007.

Anónimo dijo...

Hoy Arcadio cuelga en su blog la paliza de las policias catalanas y lo titula "Un mundo gobernado por las mujeres sería otra cosa".

Como gran misógino, -al igual que el que ésto escribe-, recuerdo tu optimismo esotérico, sobre la incorporación de la "hembra" en igualdad con el "macho" para la represión civilizatoria del Imperio.
¡Adelante Negev que ya os quedan pocos palestinos vivos!

Anónimo dijo...

El anterior escrito es obra del Abate Marchena.

Sera dijo...

Bien por Weinberg.

Anónimo dijo...

Debí escribir -civilizadora-

Abate Marchena

Replicante dijo...

No es que sea misógino, es que le gusta hacer el floripondio.

Neguev & me dijo...

¡Adelante Negev que ya os quedan pocos palestinos vivos!

Entre 5 y 6 millones. Si le parecen pocos, como si le parecen muchos. Israel no se dedica a exterminarlos.

Y otra mas, la próxima vez trate de recordar que NegUev lleva una "U" , las cosas son como son,no como usted las ve. Neguev, Con "uuuuu"