Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

y los sueños sueños son

viernes, 20 de junio de 2008

Respecto al sexo, sigue siendo más rentable sacarle la pasta al varón que a la señora. “Detenida una 'madame' por estafar más de 250.000 euros a centenares de gigolós” dice la prensa . Lo de “gigoló” se quedó en las ganas. Sujey Julieth M. C. les vendió caras sus fantasías. Más de 350 hombres estafados y sólo uno se atreve a contarlo. Y mira que son bobos: “señoritas adineradas”, clientas "de alto standing", “Hotel Ritz”, “alta sociedad”, “2.000 en metálico por cinco horas de trabajo” . Es el sueño del macho: sexo, no sólo gratis, sino cobrando. Pero la naturaleza es tozuda: ellos siguen representando mayoritariamente la demanda y, ellas, la oferta. Yo hace días que no miro las páginas de relax de los periódicos pero la última vez que lo hice las cosas seguían más o menos como siempre, a pesar de la liberación sexual, un buen puesto de trabajo y nadie ahí haciendo reproches. Para muchos investigadores, la prostitucion femenina sería la consecuencia lógica de una dinámica sexual en la que unos demandan y otros están en situación de ofertar y donde las mujeres tienen la llave. Sin olvidar que ha habido siempre una clara vocación por parte de los hombres por controlar esa magnífica fuente de recursos cuya fuerza conocen tan bien. El proxenetismo es una muestra de ello. La tal Sujey Julieth riza el rizo. No puedo evitar cieta simpatía por la delincuente.

Calculo que a las mujeres les deben tomar más el pelo en las agencias matrimoniales ofreciéndoles ese marido protector, trabajador y potencial buen padre de familia que es lo que secreta o no tan secretamente andamos/anduvimos buscando.

2 comentarios:

Maestro dijo...

Entiendo tu punto de vista, pero ¿qué mayor grado prostitución -consciente o inconsciente- existe que la del propio útero; y qué mayor grado de proxenetismo que chantajear al varón con los hijos como productos-rehenes después de haber requerido "los servicios" del "inseminador"? Esta señora es una estafadora muy lista, como otra cualquiera, pero actúa sobre adultos, que son responsables de sus actos y deben apechugar con las consecuencias de sus actos. Usar a los hijos es una inmoralidad intolerable, pero casi ningún hombre dice nada, que lo mismo te llevas también la acusación de maltratador por el mismo precio. ¿No te parece?

Afortunadamente el Juicio de Salomón muestra el verdadero significado del amor m/paternal, los varones preferimos dejar a nuestros hijos en manos de sus madres junto con parte de nuestro sueldo que partirlos en dos.

JC dijo...

¿Podría escribirse así también?:
Calculo que a LOS HOMBRES les deben tomar más el pelo en las agencias matrimoniales ofreciéndoles ESA ESPOSA protectorA, trabajadorA y potencial buenA Madre de familia que es lo que secreta o no tan secretamente andamos/anduvimos buscando.
¿Se 'puede'?
Saludos
(maestro: has ejercido como tal)